Booktag: Unpopular opinions

Esta vez sí, he sido nominada a hacer un booktag. La culpable es el blog de Irati. Este tipo de tags me resultan graciosos y creo que son una herramienta útil para intercambiar nuestras opiniones sobre los libros que hemos leído o queremos leer.

En este caso, el tema es sobre las opiniones más impopulares (unpopular opinions en inglés). Por lo tanto, me gustaría que me dejarais en los comentarios vuestras valoraciones, tanto si estáis de acuerdo conmigo como si estáis radicalmente en contra, y por qué.

¡Vamos allá!

1. Libro o saga popular que no te gustó.

La saga de Crepúsculo. Fue muy famosa en su momento y todo el mundo hablaba de ella, así que quise leerla por saber a qué venía tanto revuelo. En cuanto leí el primer libro, supe que no era para mí. Aún así, por poder hablar y opinar con conocimiento de causa, leí el resto de la saga. No me gusta porque creo que ‘blanquea’ y romantiza mucho a los vampiros, de forma que se hagan atractivos pero sin resultar las criaturas letales que son. Por aquel entonces yo ya había leído las Crónicas Vampíricas de Anne Rice, pionera en este género, y estaba habituada a la crudeza y mortífera naturaleza que ella refleja en sus novelas. Los vampiros no son buenos y amistosos, como se nos pintan en la saga de Stephanie Meyer. Pero aun pasando esto por alto, y aceptando esa versión edulcorada de los vampiros, no pude soportar la relación tóxica que mantiene la protagonista, Bella Swan, con Edward, el vampiro niño bueno objeto de su atracción. Los personajes secundarios me parecieron además planos, sin trasfondo ni más sentido que aparecer en la historia como ayuda o complemento a los protagonistas. Si queréis leer historias de vampiros de verdad, leed a Anne Rice.

2. Libro o saga popular que todo el mundo odia pero tú amas.

No se me ocurre ninguna, por lo que creo que aquí voy a copiar a Irati. Eragon fue una saga que me gustó, me entretuvo y me pareció original, dentro del género de fantasía y dragones. Creo que trata el tema de volar en dragón con un realismo y unos detalles que nunca había leído antes. Y la relación tan especial que se crea entre el protagonista y su dragona me gustó mucho. Comprendo que haya lectores habituales de fantasía a quienes les parezca que la historia de Paolini está cargada de clichés, pero creo que para haberla escrito con solo 15 años, ¡el autor tiene mucho mérito! Otra cuestión diferente es la adaptación que llevaron al cine con un auténtico fracaso en taquilla…

3. Triángulo amoroso en donde él/la protagonista terminó con quien no querías que se quedase.

No suelo leer muchos triángulos amorosos, la verdad. Y por lo general, los que leo suelen terminar como esperaba, así que… No sabría decir.

4. Género popular que raramente lees.

Terror. No porque no me guste, si no porque me da miedo. El verano pasado me atreví con El misterio de Salem’s Lot, de Stephen King, y me vi una noche en plena ola de calor tapada hasta las orejas y con las cortinas echadas, por miedo a que apareciera alguna criatura no deseada… Descubrí que no me gusta pasar miedo xD.

5. Personaje popular o amado que no te gusta.

Jon Nieve, de la saga Canción de Hielo y Fuego. Me parece un personaje gris, insulso y al que todo le sale mal por su incapacidad para comunicarse con sus compañeros. Espero que en los libros que aún quedan por publicarse, mi opinión de él mejore, pero por el momento, no es de mis personajes favoritos, desde luego.
Me pasa algo parecido con Kvothe, de El nombre del viento. Creo que es un tanto arrogante, misógino y chulito. Siempre toma malas decisiones y su obsesión por Denna me parece enfermiza. Tengo ganas de saber más para ver cómo terminó en la posada, para ver si le cojo más cariño, pero cuando era joven me cae fatal.

6. Autor/a popular que no termina de convencerte.

Brandon Sanderson. Lo siento *huye y se esconde*. Sé que tiene muchos seguidores entre los lectores del género fantástico, pero a pesar de que lo he intentado, no me gusta su forma de contar las historias, ni de describir a sus personajes. Su estilo me resulta frío y distante. No consigo entrar en la historia ni empatizar con los personajes. Tal vez sea porque no he dado con la novela suya que me atrape… no lo sé.

7. Trama popular que estás cansada de leer.

Niño/a huérfano/a o pobre que resulta ser el elegido/a por la profecía para salvar su reino y que por lo general, tiene dos buenos amigos que le sacan de todos los apuros. A través de la trama tiene que madurar, aprender y crecer, adquiriendo poderes/habilidades que al principio desconocía, para poder cumplir con la profecía… Lo hemos visto miles de veces ya. Y hay que ser muy hábil o tener mucha imaginación, como J. K. Rowling, para lograr que esa historia que ya todos conocemos se convierta en un éxito mundial y un clásico instantáneo de nuestra generación.

8. Saga popular que no te interesa leer.

La rueda del tiempo, de Robert Jordan y posteriormente retomada por Brandon Sanderson. Por lo ya dicho en la pregunta número 6. Puede que acabe leyéndola, sobre todo porque Amazon va a convertirla en serie, pero hoy por hoy no me apetece mucho.

9. Adaptación (Película o serie de televisión) que prefieras más que el libro.

Os puede resultar chocante, pero me vi las tres películas de las famosas Cincuenta sombras de Grey. Como los libros no pude con ellos (tuve que dejar el primero a la mitad), preferí ver las películas, por puro entretenimiento y por ver cómo acababa la historia de amor sadomasoquista más famosa de nuestros tiempos. Y he de decir que como películas, me resultaron entretenidas, más digeribles que el libro xD.

Añado dos preguntas más de mi propia cosecha:

10. Libro o saga que te costó terminar pero que ahora recomiendas siempre que puedes.

La saga de Geralt de Rivia, del polaco Sapkowsky. No es una lectura fácil ni ligera, pero tiene una forma de narrar absolutamente original y unos personajes inolvidables (sobre todo, los secundarios). Me costó mucho entrar, pero cuando acabé la saga, supe que acababa de leer algo muy bueno. Espero que con el tiempo se le acabe dando el mérito que merece.

11. Libro o saga que te han recomendado mucho y que por más que intentas no puedes con ella.

La saga Malaz, de Steven Ericson. Puede que no estuviera del humor adecuado para este autor cuando lo intenté. Tengo que darle otra oportunidad. Ah, y la saga de La torre oscura, de Stephen King. Me da mucha pereza.

Mis nominaciones

En esta ocasión no voy a nominar a nadie. Si os ha gustado el booktag, os invito a hacerlo. Y si lo acabáis publicando, ¡contádmelo en los comentarios para que pueda pasarme a leerlo! 🙂

Anuncios

Booktag: Libros que quiero leer pero que no quiero leer

He visto este simpático book tag en varios blogs de personas que escriben sobre libros y literatura y me he animado a hacerlo. Entre ellos, el blog de Enara Alcalde y en el blog de Irati Egaña. No me han nominado, pero me ha gustado y he pensado ¿por qué no? 🙂

Vamos allá, a ver qué sale.

1. Un libro que sientes que tienes que leer porque todo el mundo habla de él.

‘La voz de Amunet’, de Victoria Álvarez. Tiene muy buena pinta y me encantaría leerlo, pero aún no está disponible en formato electrónico ni en formato sonoro. Así que toca esperar a que lo adapten.

2. Un libro que es muy largo

‘IT’, de Stephen King. Son ya varias las personas que me han recomendado que lea este libro, pero nunca me encuentro de humor para enfrentarme a sus más de 1.500 páginas… Algún día lo leeré, lo prometo.

3. Un libro que tienes/quieres leer desde hace mucho

‘La casa de los espíritus’, de Isabel Allende. Hace años, cuando era pequeña, mis padres lo leyeron en casa y luego salió la adaptación al cine. Siempre me llamó la atención, pero por unas cosas u otras, siempre acabo posponiendo su lectura.

4. Un libro que es lectura “obligatoria” (ej: lectura del colegio, un clásico muy conocido o algo que te sientas en la obligación de leer)

‘El Conde de Montecristo’. O ‘Crímen y castigo’. Nunca he podido acabarlos y me gustaría hacerlo algún día.

5. Un libro que te intimida

El famoso ‘Ulises’ de James Joice. Siempre quise intentarlo, por aquello de que dicen que es el Everest para gente muy leída y tal…. pero de momento no encontré el ánimo para enfrentarme a él.

6. Un libro que crees que será lento

El ‘Silmarillion’, de J. R. R. Tolkien. Debería haberlo leído ya, ¡lo sé! Pero cada vez que voy a ponerme a ello… encuentro otra cosa que me llama más la atención y siempre acabo posponiéndolo.

7. Un libro para el que necesitas estar del humor adecuado

‘Jonathan Strange y el señor Norrell’, de Susanna Clarke. Es alta fantasía, me han hablado muy bien de él y creo que en el fondo sé que me gustará, pero como el libro contiene tantas notas a pie de página, creo que me resultará complicado de seguir.

8. Un libro que no sabes si te gustará

‘El silencio de la ciudad blanca’, de Eva García Sáenz de Urturi. Me han dicho que es similar a la trilogía de ‘El Baztán’, de Dolores Redondo, y como esa trilogía me gustó tanto, no sé si las comparaciones serán buenas… 😉

Mis nominaciones

Nomino para que hagan este tag a otros blogs que sé que también son lectores habituales:

11 años de luz

Cada 4 de junio es especial en nuestra casa, porque un 4 de junio del año 2008 nacía en el estado de Michigan (EEUU), en la escuela Leader Dogs for the Blind, un cachorro de golden retriever que, sin todavía saberlo, estaba destinada a ser mi compañera de viaje.


(Imagen de Brilyn, mi perra guía, en primer plano con la boca abierta, sonriendo)

En esa época yo estaba terminando la carrera. En realidad, seguramente estaba nerviosa por los últimos exámenes,deseando acabar de una vez para disfrutar del verano. Llevaba cerca de dos años inscrita en la lista de espera de la ONCE para obtener mi perro guía y ni se me pasaba por la cabeza que en algún lugar, al otro extremo del Atlántico, estaba llegando al mundo un ser que llenaría mis días de luz y amor.

Es curiosa la manera que tiene la vida de sorprendernos, no importa cuántos años tengamos o cuántas experiencias acumulemos. Cuando al fin llegó la llamada, en abril de 2009, y me comunicaron que en octubre podría viajar a Rochester con un grupo de 5 personas para adiestrarme junto a mi futuro perro guía, no podía creerlo. Después de tres años esperando, al fin iba a conocer a mi compañero o compañera peludo.

Fueron meses de nervios, incertidumbre, preparativos, multitud de nuevas preguntas… En mi casa nunca habíamos tenido un perro, por lo que era toda una novedad. Las dudas surgían por decenas. ¿Me haría caso el perro? ¿Sería yo capaz de hacer que me guiara correctamente? ¿Y si se ponía enfermo, sabría ayudarle?

Recuerdo que durante aquel verano, previo a mi viaje a Rochester, incluso llegué a soñar un par de veces que me entregaban perros de la más diversa índole. Una noche soñé que me daban nada más y nada menos que un chihuahua! Otra vez soñé que el perro elegido para mí era un gran danés… ¡Así de nerviosa estaba!!

Si llevais tiempo siguiendo este blog, probablemente ya habréis leído las entradas que dediqué al tema durante aquellas semanas, antes de saber qué perro habían escogido para mí.

Mi primer perro guía
El gran día

Y luego, todas las que escribí durante mi estancia en la escuela de Rochester, durante el entrenamiento. Podéis encontrarlas en este enlace: Viaje a Rochester 2009.

Aquí os conté cómo fue para mí ese primer encuentro con ella::

La reina de la casa
Aquel día sufrí un flechazo

El tiempo vuela y aunque parezca mentira, en octubre de este 2019 se cumplirán 10 años desde que conocí a Brilyn y no sé cómo explicar lo que siento. Es difícil para mí asimilar la mezcla de sentimientos que me embargan cuando intento recordar cómo era mi vida antes, cómo es ahora y cómo ha cambiado todo desde que ella llegó a nuestra familia. Han sido años cargados de momentos dulces, tristes, alegres, aprendizajes mutuos, grandes cambios… Hemos pasado por más de cinco mudanzas, un traslado de ciudad, un nuevo ttrabajo; una boda, el fallecimiento del abuelo, el nacimiento de una sobrina y varios hijos de amigos… Muchos viajes, alguna que otra operación -tanto mía como suya-… Vomitonas, enfermedades, juegos, lametazos, amigos que hicimos en el parque gracias a ella… Por el camino también perdimos a algún que otro compañero peludo (Lyncoln, Thunder, Meri, Bellita, siempre estareis en nuestro recuerdo).

No sé cómo resumir mejor lo que han sido estos diez años a su lado. Solo sé que Brilyn trajo luz y amor a raudales, que nunca ha pedido nada a cambio, excepto estar a nuestro lado, y que sin duda somos mejores personas desde que ella está en nuestras vidas.

Por todo ello, doy gracias por cada año, mes, semana, día y hora que la tenemos a nuestro lado. Porque para mí, haber compartido estos años con ella ya ha sido un verdadero privilegio.

¡Feliz cumpleaños, Brilyn!

Por qué el doblaje es inclusivo

Últimamente estoy percibiendo mucha polémica en torno al tema del doblaje. Sobre todo, leo discusiones en las redes sociales sobre el eterno debate: doblaje versus versión original (VO). Esto no es nada nuevo. Ya sabemos que las redes sociales son el perfecto campo de batalla para grandes y encarnizadas luchas de opinión en las que todos hablan sin respetar al de enfrente y sin prestar atención a sus argumentos.

En este caso, quizás porque me afecta directamente, pero me llama mucho la atención lo radical de las personas que adoptan una postura contra el doblaje. Llegan a decir, directamente, que debería desaparecer para que “todos” podamos aprender idiomas y “evolucionar culturalmente”.

Hay quien opina que todo el contenido audiovisual —series o películas— debería dejarse en versión original y como mucho, ofrecer la opción de verlo con subtítulos (VOS).

Los argumentos clásicos que se suelen esgrimir en contra del doblaje son siempre los mismos: que si fue un invento del franquismo; que si se creó para la población analfabeta y que nos impide progresar; que si esto afecta a nuestro aprendizaje de los idiomas; que si adultera el producto original…

El actor de doblaje y locutor Marcel Navarro ha respondido a estas cuestiones en su cuenta de Twitter. Y como él lo explica maravillosamente, he querido reproducir aquí sus argumentos.

https://platform.twitter.com/widgets.js

1-.“El doblaje es un invento franquista/fascista”.

El 23 de abril de 1941, mediante una Orden basada en la Ley de Defensa del Idioma de Mussolini en Italia, Franco ayudó a consolidar el doblaje. Pero ¿cuál es su origen? El cine es una forma de arte de consumo de masas.
Para llegar al máximo de gente posible, con la llegada del cine sonoro, se hacían dobles versiones; es decir, otros actores volvían a interpretar las escenas para vender el producto en otras lenguas y países. Pero Hollywood quería potenciar a sus nuevas estrellas del cine hablado.
El doblaje fue creado por Edwin Hopkins y Jacob Karol en 1928, que trabajaban en Paramount Pictures. El invento cuajó y Karol se encargó de la supervisión general de doblajes en los estudios de Joinville (París).
La primera película doblada al castellano (neutro) fue “Rio Rita” en 1929 y la primera doblada por actores españoles fue “Entre la espada y la pared” en 1932.

*Es decir, antes de que Franco ganara la Guerra Civil y diera comienzo la dictadura, que para quienes no lo recuerden, empezó en 1939.

2-.“Solo se dobla en España”.

Se dobla mayoritariamente en España, sí, pero también en Francia, Alemania, Italia, Suiza y Austria. Fuente: Doblaje y subtitulación – Josep Tarrés – Medium.

Por no hablar del cine infantil, que puede llegar a doblarse a más de 40 lenguas, como Frozen, por ejemplo:

Como anécdota personal, añado que cuando visité Roma con el instituto en mi viaje de fin de estudios, en la habitación del hotel encendimos la televisión una tarde mientras hacíamos tiempo antes de bajar a cenar y vimos que estaban emitiendo Friends, doblada al italiano. Se me hizo rarísimo escuchar a Ross y Rachel discutiendo con otras voces a las que estaba acostumbrada y con acento italiano. Pero sí, en Italia también se dobla. Confirmado.

3-.“Se habla mal el inglés por culpa del doblaje”.

Según explica Marcel:

No hay una relación demostrada entre países subtituladores y un mejor nivel de inglés. Alemania (puesto 10) y Austria (puesto 11) habituados al doblaje, tienen un excelente conocimiento de este idioma según el último ranking elaborado por EF.
Portugal (puesto 19), que tantas veces se ha afirmado que tiene un nivel alto de inglés (cierto) está por detrás incluso de Suiza (15) en el ranking, donde también predomina el doblaje. España está en el 32.

4-.“El doblaje desvirtúa la obra original”.

(1)Aún relacionado con el aprendizaje de idiomas y con la idea de respetar a los autores y creadores, quería apuntar una idea. ¿Alguien ha preguntado a algún creador, guionista, actor, qué opina acerca de que se pongan subtítulos en su obra para que alguien aprenda idiomas? Que pueda usarse para ello, genial, pero esa no es la finalidad del cine. El cine existe para contar una historia, para emocionar, para entretener, para hacer reflexionar.
Me atrevo a decir que lo último que piensa un “storyteller” cuando está creando es “que aprendan inglés”. Quieren que te olvides de todo, que te sumerjas en la historia, que disfrutes. No que te fijes en los diálogos para aprender un idioma.

Yo añado: ¿acaso se desvirtúa la Biblia por no leerla en hebreo? Creo recordar que es el libro traducido a más idiomas del mundo. Y el segundo, El Quijote de nuestro Miguel de Cervantes. ¿Creeis que se pierde el mensaje esencial de la obra por traducirla, o que en cambio, lo importante es que ese mensaje llegue al mayor número de personas?
Yo desde luego no creo que los fans de la saga de Geralt de Rivia hayan leído los libros en polaco, que es la lengua en que los escribió su autor. Ni que dejemos de apreciar el valor que tienen obras como la Lolita de Nabokov(*), el Crimen y castigo de Dostoievski o la Guerra y Paz de Tolstoi por no leerlas en su ruso original. Por tanto, si sabemos apreciar el trabajo de los traductores y filólogos gracias a los cuales tenemos acceso a grandes obras literarias, ¿por qué nos cuesta tanto hacer lo mismo con el doblaje? SI en realidad, se trata de lo mismo, solo que en otro formato.

(*) Fe de erratas: Como bien me ha apuntado el twittero @sukiletxe, el ruso Nabokov escribió sus primeras obras en ruso, pero su obra más famosa, Lolita, fue escrita en inglés. ¡Mil perdones! Editado el post y añadido Dostoievski, otro maestro de las letras rusas.

(2)El mismísimo Alfred Hitchcock dijo que con el doblaje se pierde un 10% del impacto de un film mientras que con los subtítulos, un 30%.
(Fuente: The other voices of Bridget, Brando . . . and Beckham | HeraldScotland)

Y los subtítulos? El doblaje sustituye la banda de diálogos de unos actores por otra en otro idioma. El subtítulo añade unos cartelitos que también adulteran el producto. Una gran ventaja es poder oír al actor original, pero vamos a analizar otros aspectos buenos del doblaje:

• Una vez aceptas la “trampa” del doblaje, la experiencia de una película bien doblada es lo más parecido a lo que puede ver y escuchar un americano (por ejemplo) cuando va al cine. Solo tiene que sentarse y disfrutar.
• El subtítulo te recuerda constantemente que no entiendes ese idioma (poco o mucho). Si lo entiendes bastante, puede incluso crearte conflicto: en el cine, te molesta; si tienes un nivel medio, puede incluso sacarte de la peli por cuestiones de traducción.
• A veces hay incluso spoilers debido a que una respuesta aparece en la línia inferior, segundos antes que el actor la pronuncie.

Como bien dice el amigo Oscar Gorri en su post titulado «Integristas en Versión Original Subtitulada»:

«Con la tecnología actual, se puede disfrutar de una película en condiciones en versión original, con subtítulos o sin ellos, doblada, con audiodescripción, con subtítulos coloreados, … y que sea el espectador el que decida como quiere verla.»

DE forma muy pertinente, Oscar se plantea una curiosa cuestión: ¿Verddaderamente las versiones originales son versiones originales?

«Y aquí, ya no hay respuesta cierta. Son originales en cuanto habladas en la lengua en que se rodaron, pero no lo son si miramos que, por ejemplo muchas películas se ruedan en el idioma original de los actores de la misma, y no en el idioma en que la película verdaderamente ocurrió.
¿Cuántas películas bíblicas están grabadas en hebreo o latín?
¿cuantas películas en las que hay enfrentamientos de culturas, los personajes hablan un solo idioma, cuando se sabe a ciencia cierta que entre ellos no se entendían?
¿Cuál es el idioma original, por ejemplo de la película Doctor Zhivago? El libro fue escrito por un ruso, la producción fue americana, los actores americanos, y el rodaje casi íntegramente en España. Acaso la versión original fue en ruso?»

5-.“Con la versión original se aprenden idiomas”.

Comparad ver una peli con subtítulos en inglés con verla con subtítulos en castellano. Cambia ¿verdad? Exige mucha más atención. Ahora quita los subtítulos. ¿Puedes ver la peli relajadamente o tienes que estar con los 5 sentidos?
Los subtítulos en tu idioma rebajan tu atención a lo que escuchas y priorizan la lectura. Lo que mejorarás es tu velocidad de lectura, no aprenderás idiomas por ciencia infusa.

Bajo mi punto de vista, si quieres aprender realmente un idioma debes acudir a un profesional que te enseñe. Por mucho cine o series que veas/oigas en un idioma, ¿de qué sirve si no aprendes la gramática, las reglas o la estructura básica? Sí puede ser que cuando ya tienes unas nociones básicas de un idioma, escuchar diferentes voces te ayude a mejorar el oído y a comprender mejor esa lengua, pero eso no significa que estés aprendiendo a hablar ese idioma.
Y en cualquier caso, siempre asumimos que el idioma extranjero mayoritario es el inglés, pero ¿qué ocurre con las series o películas que vienen de países que no son angloparlantes? ¿También debemos aprender esos idiomas?

Yo desde luego no me dirijo al cine o a las series para aprender idiomas. Lo que busco es evasión, potenciar mi imaginación, que me distraigan, me emocionen, me hagan reír, llorar, soñar, … En definitiva, olvidarme por un rato de mi realidad. Si encima tengo que hacer el esfuerzo extra de intentar comprender un idioma que no es mi lengua materna, se pierde esa finalidad para la que nació el cine, ¿no?

Como con este tema no puedo ser objetiva, ya que soy parte afectada y por razones obvias no puedo ver las obras con subtítulos, he querido profundizar un poco más sobre el tema. Para ello he realizado una encuesta en Twitter donde planteaba la siguiente pregunta:

«Por curiosidad, quienes veis las series o películas en versión original, ¿lo hacéis poniendo los subtítulos en…?»

Opción 1: El idioma original
Opción 2: Mi lengua materna
Opción 3: Sin subtítulos

Los resultados que ha arrojado este experimento son los siguientes:

Por lo tanto, se deduce que la mayoría suele poner los subtítulos en su propio idioma y por tanto, como menciona Marcel Navarro en su argumentación, podrás mejorar tu velocidad de lectura, pero no aprender un idioma.

A todo lo expuesto yo añadiría un sexto argumento, esta vez en positivo a favor del doblaje:

6-.”El doblaje es inclusivo”.

El hecho de tener la opción de acercarnos a una obra audiovisual, sea cual sea el formato —película, serie, documental…— doblada en múltiples idiomas hace posible que más personas puedan disfrutar de ella.

Pensemos en las personas mayores que no han podido estudiar ni tener la oportunidad de aprender un idioma; o las que tienen vista cansada y no son capaces de leer los subtítulos con tanta agilidad como cuando eran jóvenes.
O los niños pequeños. ¿Acaso los niños que ven dibujos animados saben leer?
Pensad en lo que nos hubiéramos perdido cuando éramos niños si no hubiesen doblado series como Heidi, Marco, Oliver&Benji o Dragon Ball. ¿Acaso las habríamos disfrutado igual si hubiésemos tenido que verlas en su versión original? Lo dudo mucho.

Como alguien que no puede leer los subtítulos, os garantizo que si eliminais esa opción, os perderéis gran parte de la información. A menos que tengáis un nivel bilingüe del idioma en que esté realizada la obra original… Y pocas personas pueden tener ese nivel en todos los idiomas.

Os invito a eliminar los subtítulos la próxima vez que querais ver una serie nueva. Sin el apoyo visual, ¿creeis que os enteraríais al 100% de todo?

Por último, si habéis llegado hasta aquí, si estais en este blog, es obvio que sabeis que suelo hablar de temas de accesibilidad y discapacidad. Perdí la vista cuando tenía 16 años y creo que todos estos años vividos como persona ciega avalan mi experiencia. Creedme si os digo que si no hubiera sido por el doblaje, la que aquí escribe no habría podido seguir disfrutando de algo que amaba casi tanto como los libros: el cine y las series.

Solo les pido a esas personas que tan enérgicamente pontifican contra el doblaje y sugieren que debería desaparecer, que piensen un poco más allá, en aquellas personas que no tenemos otra manera de disfrutar del séptimo arte. Tal vez no sea la manera perfecta, y quizás sí, se pierda un pequeño porcentaje de la obra original. De acuerdo, la versión original de El resplandor probablemente fuese mucho mejor que la doblada al castellano. Y puede que nos perdamos las geniales interpretaciones de muchos de nuestros actores y actrices favoritos. Pero prefiero sacrificar ese pequeño porcentaje a no poder disfrutar nada de nada la experiencia de sentarme a escuchar una serie o película y olvidarme durante un rato de la vida real.

Respeto mucho a quien pueda y prefiera disfrutar del cine en su versión original, ya sea con subtítulos o sin ellos. Por eso, por favor respetad también a quienes preferimos el doblaje, bien por preferencia personal, por necesidad o por costumbre. Lo bonito, creo, es tener donde elegir. Y sinceramente, yo no pienso que una sociedad esté menos evolucionada por el hecho de doblar los productos audiovisuales en su idioma. Al contrario: creo que dice mucho más de esa sociedad, de su calidad humana y de su solidaridad, ya que se preocupa porque todos sus individuos puedan acceder a la cultura de una forma accesible e igualitaria.

Desde aquí quiero dar las gracias a Marcel Navarro por defender el doblaje, a Oscar Gorri por darme permiso para citar su post, así como a todos los actores y actrices de doblaje que tenemos en España y que hacen una labor fantástica. Sois imprescindibles para muchos de nosotros y aunque tal vez no sepamos cómo agradecéroslo, debeis saber que teneis un público que os admira por vuestro trabajo y que siempre lo defenderemos cueste lo que cueste.

Para terminar, os dejo un resumen del documental «Voces en imágenes», un homenaje a los actores de doblaje en español. No se me ocurre una mejor manera de concluir este artículo.
Os invito a que cerréis los ojos y escuchéis este mosaico de voces que, estoy segura, tantas veces os habrán hecho soñar.

La voluntaria | Relato breve

Hace un par de meses tomé la decisión de afrontar nuevos retos de escritura, para salir de mi zona de confort y probarme a mí misma. Busqué convocatorias vigentes de concursos literarios o antologías, y como resultado, decidí presentarme a la que me pareció más asumible: un certamen de relato breve convocado por la Hermandad de Donantes de Sangre de Zamora.

Los requisitos eran que el relato no debía exceder de las 200 palabras, el tema a tratar debía ser las acciones solidarias en la sociedad actual, y debía comenzar con la siguiente frase:

Sabía que era su única oportunidad…

Ahora que el certamen se ha resuelto, os adelanto que no gané, ni el primer ni el último premio. Pero no lo hice por ganar, la verdad. Me apetecía intentarlo, como digo, y salir de mi zona de confort. Quiero seguir aprendiendo, ampliando mis horizontes y enfrentándome a nuevos retos de escritura.

Hoy quiero compartir con vosotros el relato que escribí para este certamen. Espero que os guste o al menos, os resulte interesante.

La voluntaria

Sabía que era su única oportunidad… Con pulso tembloroso, firmó el consentimiento y siguió a la enfermera a través del estrecho corredor. Cuando alcanzaron la última puerta del pasillo, sus manos aún temblaban, pero estaba decidida.
—Aquí es. La dejo a solas con él.
La enfermera cerró la puerta tras ella y el silencio de la habitación llenó sus oídos.
Él estaba sentado en un sillón junto a la ventana, aparentemente abstraído con el paisaje del exterior.
Marian avanzó unos pasos hacia él, aferrando su bolso con fuerza para ocultar el temblor de sus manos. La garganta se le quebró, pero carraspeó y lo intentó de nuevo.
—¿Señor Álvarez? —Su corazón se estremeció cuando él giró la cabeza y le dirigió una mirada interrogante—. Soy su… nueva voluntaria.
Él sonrió afable y asintió.
—Muy bien. ¿Ya le han dicho que soy un cascarrabias?
A su pesar, ella sonrió también.
—Seguro que nos llevaremos bien.
—¿Y cuál es su nombre, señorita?
—Marian.
Por un instante, ella aguardó con el corazón en un puño. ¿Quizás…?
—Tuve una hija llamada Marian. Es un nombre hermoso.
Ella sonrió, aunque por dentro solo quería gritar.
Finalmente, la enfermedad había vencido. Su padre ya no la recordaba.

Sobre la percepción espacial de las personas ciegas y el reconocimiento de nuevos entornos

Esta es una cuestión que a menudo me hacéis llegar a través de los comentarios o mediante el formulario de consulta. Vamos a ver si somos capaces entre todos de explicarlo 😉

Hola,
Mi proyecto es un performance documental apoyado de nuevas tecnologías como la realidad virtual para transmitir las sensaciones que experimenta una persona con discapacidad visual al llegar a un lugar desconocido o un espacio nuevo, como casa de un nuevo amigo, hotel, una nueva casa, etc.
Mis preguntas son:

  • A modo de narración, ¿Cuales son todas las acciones para adaptarse cuando llegan a un hotel desconocido, o una casa nueva?
  • ¿Qué precauciones toman para andar con seguridad?
  • ¿Qué imaginan cuando sucede todo este reconocimiento?
  • ¿Cuales son las sensaciones al reconocer el lugar?

Muchas Gracias por el espacio, espero su respuesta, saludos.

Estimado amigo,
Me resulta muy curioso e interesante el proyecto que estás llevando a cabo. No son nada fáciles las cuestiones que planteas, pero voy a intentar
explicarlo de la mejor forma posible con mis palabras, a ver si logro
trasmitir adecuadamente cada sensación.

Vamos allá:

  • A modo de narración, ¿cuales son todas las acciones para adaptarse cuando llegan a un hotel desconocido, o una casa nueva?

Normalmente, si vas con alguien que ve, lo más habitual es que esa persona te vaya guiando, mostrándote desde la entrada y explicándote cómo está distribuido el espacio que se abre ante ti. Por ejemplo, en casa ajena (amigos, etc), te llevan de la mano y te van explicando cómo es la distribución para que comprendas en tu mente cómo está organizada la casa (si hay un pasillo largo, si hay un vestíbulo o distribuidor en la entrada, si la cocina está a la derecha o la izquierda, si es rectangular y alargada o cuadrada, etc).
Una vez explicado, vas recorriéndolo con ellos, y palpando las superficies y muebles para ver cómo está todo decorado. Eso sí, deben avisarte si hay algún elemento a la altura de la cabeza (armarios, picos de estantería, etc) o de la rodilla (mesita de café), porque si no sabes dónde está te puedes golpear y llevarte una desagradable sorpresa.

Para estos casos, las personas ciegas suelen dejar el bastón aparcado en un rincón y nos dejamos guiar por el anfitrión/a de la casa. Y si llevas perro guía, como es mi caso, se queda mejor tumbadito y quieto, por si tira algo sin querer. De este modo tú puedes seguir tocando y recorriendo la casa con las manos despejadas.

En un hotel es más complicado. Lo más importante es saber donde están los
puntos de referencia básicos: entrada principal, mostrador de recepción, ascensores, acceso al comedor/cafetería, etc. Yo nunca he ido sola, por lo que me dejo guiar por mi pareja, que como he comentado en alguna ocasión, tiene discapacidad visual pero con bastante resto de visión. Sin embargo esto no siempre es así y hay otros casos, por ejemplo parejas donde ambos miembros son ciegos y deben moverse solos. En esos casos, imagino que preguntarán al personal del hotel y allí les explicarán cómo está distribuido todo. Si el hotel es medianamente accesible, procurarán poner a las personas con discapacidad en una habitación cercana a los ascensores para que no tengan que recorrer largos pasillos o espacios diáfanos. En ese caso, sí se hace necesario el bastón para moverse por el hotel.

  • ¿Qué precauciones toman para andar con seguridad?

El bastón es la mayor herramienta, ya que puedes detectar posibles obstáculos o cambios en el relieve del suelo, como escalones, alfombras, rampas, giros inesperados, etc. Además sirve para que el resto de personas también te identifiquen como persona ciega y te ayuden, en caso de necesitarlo.

  • ¿Qué imaginan cuando sucede todo este reconocimiento?

En mi caso, al haber visto cuando era niña, sí que tengo recuerdos visuales y espaciales. Cuando me encuentro ante un espacio completamente nuevo y desconocido, intento reproducir en mi cabeza el espacio tal y como me lo imagino o cómo me lo han descrito. Si me
dicen que el pasillo hace una L, intento imaginarlo en mi mente. Si me dicen que la cocina es rectangular y que al fondo hay una galería, pues es eso lo que imagino, tal cual… No sé, supongo que no imagino nada especial. Intento fiarme de la persona que me describe el lugar y evitar tener miedo a caerme o tropezarme por el camino. Eso es lo más difícil al principio, cuando has perdido la vista y estás comenzando a aprender a moverte, el quitar el miedo a los tropiezos y caídas.

  • ¿Cuáles son las sensaciones al reconocer el lugar?

Imagino que es como cuando estás en una habitación a oscuras y según vas tocando objetos y comprendiendo la distribución de cada mueble y cada elemento, es como si la luz fuera iluminando poquito a poco cada rincón y al final tienes una imagen completa de la habitación. Por usar un símil visual, es como cuando se abre la niebla y por fin vas comprendiendo el paisaje que tienes delante 😉

No se me ocurre mejor forma de explicarlo. Espero que mis respuestas hayan ayudado a mejorar el proyecto audiovisual y a todas aquellas personas que me preguntáis a menudo por la percepción espacial de las personas ciegas.

Si teneis más dudas o preguntas, ya sabeis que podeis poneros en contacto mediante el Formulario de consultas, o vía e-mail a la dirección viviendoatientas@gmail.com

¡Un saludo!

Cómo aprendí a leer en Braille

Algunas veces me preguntan cómo es el proceso para aprender a leer en sistema Braille o alfabeto Braille. Si a estas alturas alguien todavía no sabe lo que es, le remito a que lea la entrada que dediqué a este tema titulada “ #Preguntasdeciegos: El Braille .

A veces también me preguntan cual fue mi experiencia, si me costó mucho aprenderlo y qué retos me supuso, al ser una niña que había visto hasta los ocho años sin ningún tipo de problema y que de pronto, tuvo que reaprender todo un código de lectoescritura.

Como ya he explicado alguna vez, comencé a perder la visión a los 8 años y aunque no fue algo repentino, si no que se trató de un proceso gradual, a esa edad fue cuando tuve que comenzar a estudiar en el sistema braille para no quedarme rezagada con respecto al resto de mis compañeros de clase.

Lo que recuerdo, pues esa es una época de mi vida algo confusa para mí, es que una profesora de la ONCE (Organización Nacional de Ciegos Españoles) venía a mi colegio dos o tres días por semana y mientras mis compañeros seguían atendiendo normalmente las clases, ella y yo nos íbamos a otro aula o despacho, donde me enseñaba el alfabeto braille. Al principio traía cartillas sencillas, del estilo de las que usamos cuando somos pequeños para aprender a leer, donde solamente aparecen combinaciones de letras sencillas. En España, si habéis aprendido a leer como yo en los años 80, recordareis aquellas míticas cartillas de Micho. Ya sabeis: la M con la A, Ma. La M con la E, Me, y así sucesivamente.

Primero aprendí el alfabeto, cómo se conformaba cada letra, qué combinaciones de puntos formaban cada letra o cada signo de puntuación, interrogación, los números, etc.

Una vez aprendida la teoría, hay que comenzar a coger sensibilidad con el dedo. Y notad que no digo “los dedos”, en plural, si no “el dedo”, ya que a pesar de lo que mucha gente cree, no se puede leer con cualquier dedo. Al principio no tenemos la sensibilidad de la yema del dedo lo suficientemente adiestrada, por lo que es necesario practicar para educar esa sensibilidad. En mi caso, al ser una niña zurda, aprendí a leer con el dedo índice de la mano izquierda, pues era lo que me resultaba más natural. Colocaba la yema del dedo sobre las líneas de puntos que teóricamente formaban las letras y palabras en braille.

Pero si tengo que ser sincera, al principio no lograba distinguir nada ¡y esto me frustraba mucho!

Al comienzo, como las letras y los puntos están muy juntos entre sí es complicado distinguir cuándo termina una letra y cuándo comienza la siguiente. Por eso la profesora traía libros tipo cartillas pero para enseñar a leer a niños ciegos, donde las letras en braille venían con mucha separación entre sí y muy espaciadas unas de otras, para que tu dedo pudiera reconocer la forma de la letra sin distracciones. De este modo, cuando ya has aprendido qué forma tiene cada letra y sabes reconocerlas con el dedo (siempre el mismo dedo, o al menos en mi caso, ya que soy incapaz de leer con otros dedos), puedes comenzar a practicar con palabras completas. Es ahí donde viene la mayor dificultad, pues tienes que distinguir qué puntos forman cada letra. Pero al final, es una cuestión de leer mucho y practicar, como todo en esta vida 🙂

Yo tardé unas dos semanas en total en aprender el alfabeto y ser capaz de leer correctamente. Quizás algo mas, no lo recuerdo bien… Pero sí que recuerdo una anécdota en casa. Un día comiendo cocido con mis padres (es un plato típico aquí en España, compuesto por un primer plato a base de sopa, un segundo a base de garbanzos y un tercero, que es carne con chorizo, verdura, morcilla y jamón, aunque varía según las zonas). Recuerdo estar comiendo los garbanzos con una cuchara, porque cada vez veía peor y con el tenedor me costaba más trabajo comerlos,y que les iba diciendo a mis padres qué letra se formaba en la cuchara con los garbanzos. DE ese modo, practicaba el alfabeto braille 🙂

Sé que las personas que pueden ver también son capaces de leer braille, aunque en lugar de usar los dedos para leer, lo hacen leyendo con la vista. Mi profesora por ejemplo no necesitaba tocar los puntos, sino que los veía en el papel y luego trascribía a una hoja en limpio lo que yo había escrito para que mis profesores pudieran corregir mis trabajos. Y lo mismo pero al contrario: ella recibía el examen de manos de mi profesor y lo trascribía al braille para que yo pudiera tener el examen listo el mismo día que el resto de mis compañeros.

Otra anécdota graciosa. En el penúltimo año de instituto, estaría estudiando 1º de Bachillerato o algo así, le enseñé braille a mi mejor amiga y nos intercambiábamos notitas que nadie más podía leer. Ella llegó a aprenderlo a tal nivel, que durante un examen en el que estaba sentada a mi lado fue capaz de copiarme solo leyendo lo que yo iba escribiendo con la máquina Perkings. Le bastaba con echar un vistazo y podía leerlo, así que no lecostó trabajo copiarme 😉

Me gustaría conocer vuestras anécdotas. ¿Cómo aprendisteis a leer en Braille? ¿Os costó mucho trabajo? A día de hoy, ¿seguís leyendo en braille a menudo o solo para las necesidades básicas?

Yo por ejemplo hace mucho que no leo un libro en braille, pues me pongo nerviosa. Voy más lenta que cuando leo de oído con audiolibros o con el lector de pantalla en el ordenador. Lo cierto es que debería practicar más, pero a día de hoy, únicamente leo braille en las cajas de medicamentos o cuando pongo etiquetas con pegatinas en los envases de comida.

Hace poco hubo una campaña bastante mediática para promover el etiquetado en productos de consumo de primera necesidad. Sería estupendo que pusieran el nombre y la fecha de caducidad en cada envase.

Lo cierto es que si esta medida prospera, sería de gran utilidad para mucha gente y ayudaría a fomentar este maravilloso alfabeto que inventó hace mas de 200 años el gran Louis Braille.

Para finalizar, os dejo aquí un simpático tutorial que he encontrado donde se muestra cómo aprender braille utilizando un cartón de huevos. Divertido, fácil e ingenioso. Además prometen que aprenderás braille en 10 minutos. ¡Ánímo y suerte! 😉

#Preguntasdeciegos ¿Es posible distinguir una sonrisa falsa de una verdadera?

Como sabeis, en el blog contamos con una sección para que la gente pueda enviar todas aquellas preguntas sobre las personas ciegas que se les ocurran y que o bien no tienen forma de encontrar una respuesta sencilla, o no saben cómo planteársela a alguien ciego sin que se ofenda.

Preguntas de ciegos

Con mucho tacto y siempre desde el respeto y el cariño, intentamos resolver todas estas dudas que los lectores nos envían.

En esta ocasión, Alex nos escribe porque tiene una amiga ciega a la que no sabe cómo explicar, con palabras, cómo se diferencian una sonrisa falsa de una sonrisa verdadera.

Nombre: Alex

Comentario: Quiero por favor me ayuden a explicar a una amiga ciega, cómo ella puede diferenciar una sonrisa falsa de una sonrisa verdadera.

Lo primero que a mí se me viene a la mente es que quizás, a través de la voz de la persona que sonríe, sí seamos capaces de distinguir cuándo sonríe de forma auténtica y cuando es fingido. Tal vez por el tono. Igual que las personas que ven pueden percibirlo a través de la mirada -los ojos no acompañan la sonrisa- o por el resto del lenguaje gestual de la persona, creo que las personas ciegas podemos diferenciar perfectamente cuándo nuestro interlocutor sonríe con sinceridad y cuando no.

Pero esto es lo que a mí se me ocurre como posible respuesta. Si alguien quiere aportar su opinión o se le ocurre alguna forma original y más creativa para que Alex pueda explicarle a su amiga cómo diferenciar una sonrisa auténtica de una falsa, os invito a compartirla en los comentarios 😉

Y por si hay algún tímido o tímida en la sala que no se atreve a comentar, dejo también una encuesta para que podáis dar vuestra opinión de forma más anónima.

¡El debate está abierto!

Nominada a los Liebster Awards 2018

¡Hemos sido nominados a los Liebster Awards! 🙂

Y os estaréis preguntando… ¿Y eso qué es?

Los Liebster Awards son unos premios virtuales a los que te pueden nominar bloggers que ya han hecho uno y que se ganan automáticamente tras responder las preguntas y nominar a otros blogs. La finalidad, dar a conocer blogs con menos de 200 seguidores. A mí me ha nominado Nusansu, que a su vez lo recibió de El explorador de mundos. Y desde aquí se lo agradezco, ya que me encantan este tipo de cadenas. Creo que nos ayudan a ampliar horizontes, conocer otros blogs y saber un poquito más de quienes los escriben.

Las reglas:

  • Agradecer al blog que te nominó públicamente (¡Gracias, Nuria!).
  • Responder las preguntas que indica el blogger que te nominó.
  • Nominar a otros 5 blogs o más.
  • Formular de 6 a 10 preguntas a los blogs que se nominan.

Vamos allá, a responder las preguntas que me han planteado:

1-. ¿Por qué decidiste hacerte un blog?

Porque cuando estaba estudiando la carrera, me di cuenta de que había aún mucho desconocimiento acerca del mundo de la discapacidad. En concreto, acerca de las personas ciegas. Por eso decidí escribir sobre cómo era nuestro día a día, cómo hacemos las cosas cotidianas, intentando aportar algo de luz entre tanta oscuridad.

Lo explico mejor aquí: ¿Qué es viviendo a tientas?

2-. ¿Qué es lo que más te gusta y lo que menos te gusta de ser blogger?

Podría decir que lo que más me gusta es la libertad, que al ser mi propio canal, puedo escribir sobre lo que me apetezca o sobre lo que me sienta inspirada en cada momento, sin que nadie me censure por ello (más allá de los comentarios negativos o las críticas controvertidas, en caso de que las haya ;-)). Que puedo escribir libremente cuando quiera, sin marcarme plazos ni apretadas agendas. En cambio, lo que menos me gusta es precisamente eso, que al no tener la obligación de escribir con cierta periodicidad, porque yo misma soy quien me marca los tiempos, a veces puedo caer en la que es la mayor enemiga de todo escritor: !la temida procrastinación! Por tanto, a veces pueden pasar semanas o incluso meses sin que escriba una sola entrada. Y me gustaría ser más constante, tener más tiempo para dedicarle al blog y escribir entradas con cierta frecuencia, pero por culpa de mi trabajo y las obligaciones diarias, no le dedico todo el tiempo que me gustaría.

3-.¿Dejas las entradas programadas con antelación o escribes y publicas a corto plazo?

Lo confieso: soy una temeraria y una impulsiva. Rara vez dejo una entrada en barbecho, si no que normalmente, en cuanto la termino de pulir y corregir, me lanzo a darle al botón de publicar. No puedo evitarlo, en cuanto tengo algo terminado (o casi terminado, porque nunca considero que algo está al 100% listo), tengo que compartirlo con el mundo para conocer su opinión 😉

4-.¿Cuál consideras que es tu mejor entrada? ¿Y la peor?

No sé si es mi mejor entrada, pero al menos sí una de las más visitadas y controvertidas, fue la que dediqué a explorar cuales eran “Las 10 preguntas más ‘estúpidas’ que nos hacen a los ciegos”. A día de hoy, sigue siendo una de las entradas más visitadas y la que mantiene el récord de comentarios en el blog (117 respuestas).

Quizás de la que más orgullosa me siento es de la entrada en la que os conté cómo fue el momento en que conocí a Brilyn, mi peluche, porque “Aquel día sufrí un flechazo”. Aunque no sea de las más visitadas ni la más interesante, para mí tiene un significado muy especial. O la entrada que le dediqué a mi padre hace unos años por el Día del Padre, “tus ojos verdes”.

La peor entrada, sin duda, cualquiera de las de los inicios, en las que aún estaba aprendiendo a utilizar el blog, aunque no podría elegir una en particular.

5-. Personaje literario (propio o ajeno) que más te guste y que más odies.

Un personaje literario que me encanta, por su complejidad, podría ser Tyrion Lanister, de la saga Canción de Hielo y Fuego, de George R. R. Martin. Es un personaje que a pesar de sus limitaciones físicas, utiliza su intelecto para lograr sus metas. En realidad, creo que cualquiera de los personajes creados por Martin en esta saga son maravillosos, incluso los villanos, como Theon, Meñique, Melissandre o la propia Cersey, son fantásticos por su complejidad.

Otros dos personajes que adoro son Nordkinn, o Eyra, de la saga Neimhaim, de Aránzazu Serrano Lorenzo.

Y si tengo que quedarme con uno al que odie, quizás diría que Anastasia Steele / Bella Swan, por todo lo que simbolizan.

6-. ¿Algún ritual de escritura y/o lectura curioso?

De escritura, me he dado cuenta de que soy incapaz de avanzar en una escena o capítulo y pasar al siguiente si no lo tengo perfectamente concluido. Esto quiere decir, que tengo que revisarlo, editarlo, corregirlo (puntuación, tildes, estilo, etc) y hasta que no me quedo a gusto, no puedo continuar. Esto me hace ser muy lenta escribiendo. Sé que debería seguir adelante y dejar la revisión / edición para una fase posterior, pero soy incapaz.

En cuanto a la lectura, creo que no tengo ningún ritual. Al menos no soy consciente de ello.

7-. Una virtud y un defecto del blog que te ha nominado.

Del blog de Nuria solo puedo decir que siempre me sorprende, que hace que me despierte curiosidad sobre temas muy diversos y que además, me ayuda a conocerla un poquito mejor con cada entrada que publica. Lo peor, si tengo que decir algo, es que quiero más textos de ficción suyos, porque me gusta cuando está inspirada y me sorprende con los más diversos escritos. ¡Quiero más! 😉

8-. ¿Revisas tus entradas antiguas?

Sí, de vez en cuando me gusta releerlas y volver a darles difusión en las redes sociales, con la esperanza de que a alguien le resulten útiles.

9-. ¿A qué te dedicas? Suponiendo que el blog es algo secundario. ¿Te gustaría combinar tu actual/futuro trabajo con el blog durante mucho tiempo o te gustaría centrarte en una de las dos opciones?

Trabajo en el departamento de comunicación de una multinacional, en un área especializada en creación de contenidos audiovisuales (vídeos, artículos, infografías, etc). Por el momento, me va bien compaginando las dos cosas. Además, dudo que por mucho que me guste escribir y publicar mis propios contenidos en el blog, pueda llegar a vivir de ello algún día 😉

10-. ¿Viajar, Cocinar o Cantar? ¿Por qué?

Cantar se me da de pena. Y aunque me encanta cocinar, solo lo hago cuando tengo tiempo y me apetece. Sin embargo, viajar es algo que me encanta. Creo que todos deberíamos poder viajar, ya que es algo que te enriquece como persona, te ayuda a formarte y a abrir la mente. Considero que conocer otras culturas, otras personas y lugares nos ayuda a comprender mejor el mundo en el que vivimos y muchas veces, también nos sirve para poner las cosas en perspectiva. En resumen, que viajar es lo más de lo más 😉

——————————–

Y hasta aquí mis respuestas. Ahora toca nominar a otros blogs para que continúen la cadena 😉

Los blogs nominados son…

La lágrima de Amaterasu

Miguel González Richart: periodista

Las Cosas de Adri

Viviendo entre dos mundos

Six Sense Travel. Cuando viajar tiene sentido

Perdamos el Norte

La Maleta de Pili

ConCapacidad

Y las preguntas a responder son:

  1. ¿Por qué decidiste hacerte un blog?
  2. ¿Cuántas entradas tienes en borradores?¿
  3. ¿Dejas las entradas programadas con antelación o escribes y publicas a corto plazo?
  4. ¿Cuál es la entrada de la que te sientes más orgulloso/a? ¿Y la que menos?
  5. Personaje literario (propio o ajeno) que más te guste y que más odies. ¿Por qué?
  6. ¿Algún ritual de escritura y/o lectura curioso?
  7. Una virtud y un defecto del blog que te ha nominado.
  8. ¿Qué tipo de blogs sueles seguir y por qué?
  9. ¿A qué te dedicas? Suponiendo que el blog es algo secundario. ¿Te gustaría combinar tu actual/futuro trabajo con el blog durante mucho tiempo o te gustaría centrarte en una de las dos opciones?
  10. ¿Viajar, Cocinar o Cantar? ¿Por qué?

Un abrazo, ¡nos leemos pronto! 🙂

40 cosas que (probablemente) no sabíais sobre mí

Parece que fue ayer cuando comencé a escribir este blog, pero en realidad, son casi diez años los que llevo compartiendo aquí mis pensamientos y mis historias.

Diez años en los que habéis seguido ahí leyéndome. Lo cual agradezco infinitamente, porque sin vosotros, el blog no tendría ningún sentido, básicamente. Diez años en los que terminé la carrera, busqué trabajo, hice prácticas, becas, entrevistas y más entrevistas, colaboraciones, etc, etc. En este tiempo también compartí con vosotros la experiencia de tener mi primer perro guía. Me acompañasteis durante mi estancia en la escuela de Rochester y estuvísteis detrás de la pantalla, leyendo aquel maravilloso momento cuando conocí a la que hoy es mi compañera de viaje, mi perra guía Brilyn.

También estuvísteis ahí cuando cumplí los 30, cuando me casé, o cuando mi vida dio un giro de 180 grados y me mudé a Madrid para comenzar una nueva aventura.

Son muchas las anécdotas que os he contado a lo largo de estos años, muchas las dudas y consultas sobre las personas ciegas que hemos resuelto juntos, y muchas las curiosidades que os he descubierto sobre mí. Como cuando mi madre escribió en el blog y os contó lo que había sido para ella la experiencia de que su hija se quedara ciega.

Pero estoy segura de que todavía hay muchas otras cosas que no sabeis sobre mí. Por eso, y para agradeceros todo el tiempo que habéis dedicado a leer mis artículos, y porque me apetecía hacerlo de una manera un poco más personal, voy a desvelaros algunas cosas que probablemente, no sabíais sobre mí. Algunas, os prometo que no me importaría que continuaran siendo un secreto para siempre 😉

Pero ahí van.

  • 1. No soporto los botones ni las chaquetas que tengan botones. Desde pequeña, siento una especie de aversión por los botones. Y no, nunca me tragué ninguno. Es simplemente, que me dan repelús.
  • 2. Nunca llevo camisas/blusas (supongo que como consecuencia de lo anterior).
  • 3. No sé caminar con tacones. Esto me frustra a veces y me hace sentir poco “femenina”, pero luego me digo que tampoco es tan importante y me olvido del asunto.
  • 4. Nunca me maquillo, a no ser que sea para un evento, boda o actuación de teatro.
  • 5. Cuando tenía 14 años el mayor sueño de mi vida era ir a un concierto de… ¡los Backstreet Boys! Y lo cumplí xD. El 18 de julio de 1999 fui al concierto que dieron en Gijón durante su gira del álbum Millennium.
  • 6. Aprendí mucho inglés gracias a ellos, escuchando sus entrevistas en televisión y traduciendo las letras de sus canciones.
  • 7. Descubrí mi pasión por la escritura… escribiendo fanfics de BSB, precisamente.
  • 8. Participé durante años en un grupo de fans de Harry Potter donde hacíamos rolplaying.
  • 9. Soy adicta a Nora Roberts y leo cada novela suya que sale publicada (esto lo sabrán bien quienes me sigan en Twitter porque lo he dicho muchas veces).
  • 10. La última vez que me disfracé durante unos carnavales, me vestí de Britney Spears (la de los inicios, con falda escocesa, peluca rubia y trenzas incluidas) y salí de fiesta con mi mejor amiga, que iba disfrazada de Christina Aguilera.
  • 11. Soy una friky de Juego de Tronos. A tal punto, que escucho horas y horas de un podcast semanal especializado en el tema, leo artículos, ensayos y teorías sobre cómo terminará la saga literaria y mantengo largas conversaciones con los familiares y amigos que se atreven a sacar el tema delante de mí xD
  • 12. Hasta hace 2 años no conseguí leerme los 3 libros de El Señor de los Anillos.
  • 13. Mi personaje favorito es Eowin, sin duda.
  • 14. Lloré cuando fui a ver el musical de El rey león.
  • 15. He pasado por quirófano más de 11 veces, casi todas, con anestesia general.
  • 16. Hasta los 12 años tuve que llevar gafas de sol porque sufría fotofobia.
  • 17. Cuando era adolescente, quería ser periodista para trabajar en la revista Súper Pop y poder entrevistar a mis ídolos (¡me parecía lo más! xD).
  • 18. Una de mis películas favoritas es El show de Truman.
  • 19. Lloré viendo El club de los poetas muertos (que es otra de mis favoritas).
  • 20. Cuando veía el programa de TV ‘Sorpresa Sorpresa’, fantaseaba con que un día me darían a mí una sorpresa con mi grupo favorito.
  • 21. Mi libro fetiche es La sombra del viento.
  • 22. Me fascinó Cumbres Borrascosas y me fascinan las hermanas Bronte.
  • 23. Cuando leí El jardín olvidado, de Kate Morton, decidí lanzarme a escribir mi propia novela.
  • 24. Soy capaz de dormirme en prácticamente cualquier sitio. El más raro, fue junto a un confesionario en la catedral de Santiago de Compostela.
  • 25. Una vez aparecí en un programa de televisión y durante la entrevista, preparé unos espagueti al pesto en directo.
  • 26. Cuando empiezo a leer un libro, no soy capaz de dejarlo sin terminar (1/2)
  • 27. Solo ha habido 2 libros que no pude terminar de leer: Las 50 sombras de Grey y Crimen y Castigo.
  • 28. Soy absolutamente fan de Ernest Hemingway, hasta un punto que raya la obsesión.
  • 29. No suelo releer ningún libro, porque tengo la sensación de que pierdo tiempo para leer otras cosas (1/2).
  • 30. Solo he releído 2 libros en mi vida: Harry Potter y el prisionero de Azkaban (cuando tenía 16 años, y lo leí en braille) y La sombra del viento (lo releí el pasado mes de enero y volví a emocionarme como la primera vez).
  • 31. Cuando tenía 19 años me pusieron aparato en la boca y tuve que llevar brackets durante 3 años. Para que no fuese tan traumático, me ponía gomas de colores. Una vez incluso utilicé gomas de color azul fosforito xD
  • 32. Odio ir de compras, y si por mi fuera, iría siempre con vaqueros, sudadera y deportivas (o playeros, como decimos en mi tierra).
  • 33. Escribí un relato erótico cuando tenía 17 años, del cual me avergüenzo y reniego xD.
  • 34. Me encanta cocinar (sobre todo con la Thermomix, pero también al estilo tradicional).
  • 35. Mi plato estrella, según dicen, es la pasta con tomate o al pesto.
  • 36. Cuando tenía unos 12 años, introduje una nota en un libro que donamos para que lo enviaran a bibliotecas de Latinoamérica. Años más tarde, recibí una carta en la que la persona que se había quedado con el libro me daba las gracias por habérselo enviado.
  • 37. Hice teatro en un grupo aficionado durante más de 10 años y mi primer papel, a los 13 años, fue de angelito, con alas y todo (y tocaba los crótalos xD).
  • 38. Cuando era pequeña era tan tímida que en el colegio me aterraba preguntar cualquier cosa en voz alta, ¡no digamos salir delante de la clase!
  • 39. Tengo una debilidad especial por la primera persona por la que sentí un flechazo instantáneo en mi vida, una persona a la que quiero con pasión y a la que le perdonaría todo (o casi todo), aunque él no lo sepa, que es mi hermano.
  • 40. Tengo una superstición muy personal: desde los 14 años, el deseo que pido cuando soplo las velas de la tarta el día de mi cumpleaños siempre se cumple. Pero tiene que ser el día exacto de mi cumpleaños, si no, no vale. Desde entonces, formulo con mucho cuidado mis deseos.

¿Qué os han parecido mis confesiones inconfesables? ¿Alguna no os la esperabais? ¿Os han sorprendido?
Y vosotros, ¿también teneis alguna rareza o manía inconfesable?

Podeis compartírmelo en los comentarios. Prometo no decírselo a nadie 😉