Archivo de la categoría: Recomendaciones

Cuando la vida te hace un jaque mate y pierdes la visión

He contado en multitud de ocasiones que no nací ciega, si no que perdí la visión a los 16 años. Y son muchas las preguntas que me hacen en este sentido: ¿qué se siente cuando pierdes la vista? ¿Cómo es el proceso de adaptación?

Últimamente, lo que me está llegando al buzón de correo de viviendoatientas@gmail.com, son consultas de escritores cuyas historias en curso cuentan precisamente con algún personaje ciego, o que pierde la visión de forma traumática. En un esfuerzo digno de mi más sincera admiración, tratan de abordar en sus proyectos la compleja tarea de describir cómo es ese tránsito para una persona que lo ha tenido todo, y de pronto, por azares de la vida –ya sean reales o de forma fantástica- se le arrebata el sentido de la vista.

Me halaga enormemente que busquen mi consejo y orientación. Como aprendiz de escritora, admiro muchísimo a quienes están escribiendo un libro. Y si puedo aportar mi granito de arena, por pequeño que sea, para que su historia y su personaje sean más coherentes y reales, me siento aún más útil y orgullosa.

Este fue el caso de Elisabeth M.S., una joven que se presentaba ante mí como escritora independiente y cuya protagonista acababa de perder la vista en mitad de su exitosa carrera profesional.

Carolina –así se llama el personaje- es una arrogante bailarina de ballet que se encuentra en la cima de su carrera. Su forma de ejecutar la danza es prácticamente perfecta, pero carece de alma. Ha llegado a lo más alto y ha triunfado, pero no es capaz de apreciarlo y valorarlo.

DE pronto, por avatares del destino que no desvelaremos aquí por no hacer demasiados spoilers, Carolina sufre un incidente a raíz del cual, perderá la visión de manera total y permanente.

¿Cómo podrá hacerle frente a esa situación? ¿Qué hacer con tu vida cuando has perdido lo único que se te daba bien?

Cita del libro:

“Sentirme en lo más alto de una carrera profesional y, en cuestión de segundos, perderlo todo. Como saltar al vacío y meterte de lleno en la oscuridad. No hay mejor palabra que defina el estado en el que me encontraba, oscuridad y sombras.”

En esta novela, descrita en Amazon como “fantasía urbana”, he participado por primera vez haciendo de lo que se conoce como “lector cero”. Son aquellos que, a petición del autor, leen el borrador o manuscrito de una novela antes de que se publique y le aportan al autor sus opiniones, detectando posibles incoherencias en la trama, fallos o erratas, etc. De este modo, el autor puede testear ante un grupo reducido si el mundo que ha creado funciona, si la historia y los personajes gustan, qué partes funcionan mejor y cuales peor, etc.

Ha sido una experiencia muy interesante, ya que me ha permitido formar parte de la construcción de la novela, orientando a Elisabeth M.S. con mi propia historia personal y orientándole sobre cuestiones de ceguera o dudas que se le iban planteando con el transcurso de la historia.

Por todo ello y porque, en parte, me siento partícipe aunque sea un poquito en la publicación de esta novela, os animo a que la leáis y conozcáis la historia de Carolina, la bailarina de ballet que por un jaque mate de la vida, pierde la visión.

Podeis encontrar la ficha del libro en el siguiente enlace:

Jaque mate: La fantasía urbana que te removerá el alma eBook: Elisabeth M.S.: Amazon.es: Tienda Kindle

Muchas gracias a Elisabeth por compartir conmigo su creación y por preocuparse tanto por hacer que la experiencia de Carolina fuera lo más cercana a la realidad.

PD: Cuando hayais leído la novela, por favor no olvidéis pasaros por aquí y contarme qué os ha parecido 🙂

Anuncios

Perdida en los Siete Reinos

Perdida… o más bien debería decir totalmente atrapada!

Como ya mencioné en el post anterior, “Efectos secundarios”, llevo semanas recuperándome de una intervención quirúrgica. En este tiempo de convalecencia en el que además se ha sumado un calor inhumano y unas temperaturas que hacen que Brilyn, mi pobre Golden esté escondida en los rincones más frescos de la casa, he intentado descansar para recuperarme lo antes posible. Pero en ese impás, mientras lucho con la terrible fotofobia y los dolores de cabeza, ha habido algo que ha hecho que mis días fuesen algo más llevaderos: los chicos del podcast de Hielo y Fuego.

Para quienes no sepan lo que es un podcast, se trata de una especie de radio en diferido, como programas grabados por personas, ya sean profesionales o aficionadas. A mí me recuerda un poco a las cintas de casette que grababa cuando era pequeña con mi hermano, cuando fingíamos ser locutores de radio y hacíamos entrevistas y programas de todo tipo… Aunque estos tienen mayor calidad y son más profesionales, por supuesto 😉

Más info: “Podcasting”, en Wikipedia

Existen podcasts dedicados al cine, la literatura, música… todo tipo de fandoms. Incluso hay podcast de programas de radio reales, que se suben al servidor para que la gente pueda escucharlos cuando le apetezca.

Yo descubrí hace tiempo la aplicación iVoox para escuchar podcasts. Allí por ejemplo encontré uno llamado “Escuchando películas”, donde se puede disfrutar de películas audiodescritas en sistema Audesc, muy cómodo y sencillo de utilizar para quienes no vemos.

Pero entre tantos programas y tanta oferta de entretenimiento, hace algo más de un año di con un podcast que me apasionó, dedicado al mundo de Canción de ielo y Fuego, la saga de George R. R. Martin en la que se basa la popular serie Juego de Tronos.

Creo que nunca he hablado de esto en el blog. Para quienes no conocéis aún mi vena más friky, os diré que esta saga literaria viene siendo una de mis grandes pasiones (y obsesiones, casi diría) desde hace años. Gracias a mi buen amigo Ramón Méndez, que fue quien me la recomendó allá por el año 2008, cuando todavía no se sabía ni de la intención de la HBO por realizar la serie… Comencé a leer el primero de los libros, Juego de tronos, entre curiosa y escéptica. Y cual fue mi sorpresa cuando llegué a la famosa escena de la página 100, cuando pensé “Ostras, esto no era lo que yo esperaba!”. Creo que me pasó como a casi todo el mundo que ha leído el primer libro. Empiezas creyendo que es una cosa, una historia de fantasía épica medieval sin más… cuando de pronto, zasca! “Las cosas que hago por amor”, y te quedas con la cabeza loca…

Pues bien, he de decir que leí los 4 primeros libros en poco mas de mes y medio. O más bien los absorbí… Los devoré a tal velocidad que hoy en día hay cosas que no recuerdo haber leído (por lo que me estoy replanteando hacer una relectura de todos los libros en breve)…
Más tarde se publicó “Danza de dragones”, el quinto de los libros, que también devoré, y aquí seguimos, esperando a que Martin termine de una vez “Vientos de invierno”, el esperado sexto libro.

Pero mientras tanto, en esa espera descubrí el mencionado podcast de Hielo y Fuego, y poco a poco me fui enganchando. Al principio he de confesar que ssolo me descargaba los programas más interesantes, como el que dedicaron a las visiones de la Casa de los Eternos, el de las teorías sobre el final de la saga, o el de las “tres cabezas del dragón”. Pero el año pasado, descubrí que podía escuchar los análisis que los chicos del podcast iban haciendo de cada capítulo de la serie de forma simultánea a la retransmisión de la quinta temporada.

Y me descubrí esperando cada entrega semanal del podcast casi con más impaciencia que los propios capítulos. Porque al no poder verlos con audiodescripción, el escuchar los pormenorizados análisis que los chicos hacían de cada escena, de cada gesto, cada interpretación de los actores, incluso de los detalles como las espadas, los vestuarios o los estandartes, me ayudaba muchísimo a captar cosas que al visionar los capítulos me perdía por no poder verlos.

Este año, con la sexta temporada he repetido el proceso. Incluso, tengo que confesar que he llegado a escuchar alguno de los análisis del podcast sin haber visto aún el capítulo. Así después, al visionar la serie ya sabía qué iba a ocurrir en pantalla, o qué pequeños detalles podíamos perdernos si no estábamos atentos. Gracias a los chicos del podcast, por ejemplo, supe al detalle cómo era la armadura del Pez Negro durante el asedio de Aguasdulces. Supe que Danerys llevaba un peinado con trenzas y que, en palabras de Vero, “estaba guapísima” en la escena en que se despide de Jorah. Gracias a las explicaciones técnicas de Carlos, supe cómo había sido la escenografía en el Septo de Baelor durante el juicio del capítulo 6×10,con picados y contrapicados, así como las escenas de los personajes vistiéndose al inicio del capítulo mientras escuchamos esa maravillosa música de fondo… También pude entender mejor el trepidante final del quinto capítulo, “The door”, gracias a que los chicos del podcast analizaron frame a frame y de forma pormenorizada cada segundo de la escena.

En definitiva, que me he acostumbrado a ver los capítulos de la serie con estos chicos, que hacen una labor impresionante cada semana. Y no sé si será por su forma de ser, porque resultan simpáticos y además te hacen reír, o porque son capaces de analizar la serie de forma crítica y analítica (aunque a veces les acusen de haters… xD), lo cierto es que me han enamorado. Desde el salero de la simpática Mirce ; la dulzura de Vero ), con la que por cierto me siento tan identificada muchas veces; la simpatía y sentido del humor de Carlos , con esos chistes tontos; el frikismo de Javi y su pasión por Stanys; al igual que Pablo con Cersei (por cierto, me encanta la voz de este chico); la risilla pícara de Capi y su humor más acidillo; o Mikel y su indignación con la HBO por lo que han hecho con Dorne (la cual comparto, por supuesto…).

Gracias a ellos, estas semanas de convalecencia se me han hecho más llevaderas. Desde que volví a casa tras la operación, el poder escuchar sus voces cada semana me ha animado, me han hecho reír y me han ayudado a que la recuperación no fuese tan dura. Por eso, si alguna vez llegais a leer esto, o si me atrevo a enviaros un mensaje, sabed que sois muy necesarios para muchas personas que os escuchamos.

Por cierto, si alguno estais por Madrid o Valladolid… Me encantaría conoceros en persona algún día 🙂

Gracias de corazón de una oyente que os sigue y a la que habéis conquistado. Yo colaboré en radio durante bastante tiempo y es un medio que enamora, tanto a quien está al otro lado del micrófono como a quienes están escuchando. Seguid como hasta ahora y no hagáis caso de las críticas negativas, que son la minoría.

Si alguien está interesado en escuchar el podcast, dejo aquí su página, tanto en iVoox como en Lossietereinos.com:

Podcast de Hielo y Fuego en iVoox.com

Los Siete Reinos – Podcast de Hielo y Fuego

Abrazos, leoncetes 🙂

Neimhaim, la saga fantástica del momento. Entrevista con su autora, AS Loren

Admiro profundamente a las personas que luchan por hacer realidad su sueño. En concreto, admiro a cualquier persona que con una vida normal, como la mía o la de cualquiera de nosotros, es capaz de sacar tiempo cada día para escribir una novela. Y más aún, admiro enormemente a quienes logran llevarla a término y consiguen publicarla.

Es el caso de un reciente descubrimiento que hice, gracias a la recomendación de mi querida amiga Núria Azanza (@amaterasu_n) y que me gustaría compartir con vosotros.

Aránzazu Serrano Lorenzo es periodista, esposa y madre a tiempo completo. Pero además, acaba de publicar Neimhaim , una novela en la que ha estado trabajando a lo largo de los últimos veinte años. Se trata de una saga de fantasía épica, inspirada en las leyendas de los dioses nórdicos.

P: Veinte años son muchos en la vida de una persona para volcarse en la escritura de una novela. ¿Cómo ha sido ese proceso?

Como tú bien dices, es muy, muy difícil sacar tiempo al día para escribir, fue más fácil mientras era estudiante, pero una vez que tienes un trabajo, y sobre todo, un niño, todo se complica. Por eso he tardado tanto en terminarla, porque iba a ratitos, era mi hobby, mi entretenimiento, mi manera de disfrutar y de evadirme, y sobre todo, de soñar. Nunca pensé en publicarla, solo me divertía escribir, por eso no tenía ninguna prisa. El problema es que cuando terminé la historia, tuve que pasarme otros cuatro años reescribiendo y editando para que la diferencia de edad no se notara, ¡porque hay un abismo entre lo que escribes con 18 años y con 33!!

P: Además trabajas y eres madre. ¿Cuál es el secreto?

Pues me temo que no tengo ninguno, solo aprovechar las noches, cuando el niño se acuesta. Reconozco que es muy frustrante no tener más tiempo, pero te aseguro que el sacrificio en mi caso se compensa con creces. Las emociones y satisfacciones que un hijo despierta en una madre no son comparables a nada, ni en cantidad ni en calidad. Y siempre pienso que las experiencias que vivo ahora no se repetirán jamás, y que en cambio dentro de quince años, él querrá vivir su propia vida, y volveré a tener tiempo para escribir.

P: ¿Tienes alguna rutina a la hora de escribir o simplemente lo haces cuando puedes? ¿Alguna manía de escritora?

Rutina ninguna, escribo cuando puedo, y lo he hecho en toda clase de situaciones y lugares, siempre con mi netbook a cuestas. La inspiración me pilla casi siempre conduciendo, cuando voy escuchando música, y en esos casos me grabo con el móvil las ideas para que no se me olviden.

P: Centrémonos en Neimhaim. Se trata de una obra de fantasía épica inspirada en las leyendas nórdicas. ¿Cuáles fueron tus fuentes de inspiración a la hora de crear las tramas?

Mi principal fuente de inspiración fue El estandarte del cuervo, una novela gráfica de Marvel que recomiendo a todo el mundo, una historia preciosa y trágica que despierta una inquietud insaciable por saber más de la mitología nórdica. Las óperas de Wagner del Anillo de los Nibelungos también han sido una gran influencia.

P: ¿Qué otros autores y obras te gusta leer?

Leo muchísima fantasía épica y ciencia ficción, suelo alternar entre una cosa y otra. En Fantasía me encanta Tolkien, George R. R. Martin y Marion Zimmer Bradley, y en ciencia ficción Frank Herbert, Philip K. Dick y Arthur C. Clarke.

P: Para conocer tanto acerca de ese mundo mitológico, imagino que habrás leído muchos cómics y novelas. Pero en Neimhaim hay mucho de inventado. ¿Cómo surgieron los nombres y la geografía de los Nueve Mundos?

La geografía de Neimhaim la saqué invirtiendo el mar Báltico, es decir, lo que es mar, lo convertí en tierra y viceversa. Añadí un brazo de tierra y la península de Karajard por arriba, algunas islas y fiordos por el sur y voilá!! Los nombres tienen origen de lo más variado, pero la mayoría proceden de palabras en alemán o en gaélico o están inspirados en lugares de Escandinavia. Ailsa, por ejemplo, es un nombre escocés real. Saghan es una excepción, fue mi homenaje particular al gran astrónomo y divulgador Carl Sagan, al que admiro desde pequeña.

P: ¿Y el lenguaje propio de Neimhaim? Por ejemplo, en la novela hay dos clanes distintos, los Kranyal y los Djendel. ¿Qué significan estos nombres?

Pues me vinieron a la cabeza, no tengo ni idea de dónde me vino la inspiración, creo que lo soñé. Tal vez me lo susurraron los cuervos de Wotan al oído…

P: ¿Esta lengua de Neimhaim, ¿es inventada o te has inspirado en alguna lengua nórdica?

Pues como ocurre con los nombres propios, tiene mucha influencia del alemán y del gaélico, pero básicamente es inventado.

P: Es raro, por no decir inusual, que un autor español se atreva con una saga de estas características, más propias de autores anglosajones. ¿Te daba miedo que nuestra sociedad no estuviera preparada para Neimhaim?

No tenía miedo para nada, lo escribía para mi propia diversión así que no pensaba que otros lo fueran a leer. Cuando terminé, mi mayor afán fue compartirlo y que lo demás lo disfrutaran como yo, imaginaba que algunas personas les gustaría y a otras no, como en todo.

P: ¿Crees que tal vez el momento actual, con sagas como Juego de Tronos que están tan de moda, hagan que la gente esté más abierta a este tipo de literatura en nuestro país?

Por supuesto, creo que los escritores españoles de fantasía se lo debemos todo a tres personas: George R.R. Martin, Peter Jackson y Laura Gallego, que consiguieron que se dejara de ver la Fantasía como un reducto de género minoritario. Ellos tres demostraron que la Fantasía podía ser generalista y lo mejor, que con la Fantasía se podía generar fabulosas ganancias, lo que ha cambiado la mentalidad de las editoriales que ha dado la oportunidad a nuevos talentos.

P: ¿Te ha sorprendido la acogida que ha tenido la novela?

Totalmente. Ni en mis mejores sueños imaginé la increíble acogida que ha tenido, tanto en ventas como en críticas, estoy en una nube. Imagino que le debo mucho a la serie Vikingos, que ‘me ha preparado el terreno’.

P: Eres una autora muy cercana para los lectores (prueba de ello es esta entrevista, que aprovecho para agradecerte de nuevo ;). Respondes a los comentarios en las redes sociales, incluso has habilitado una dirección de e-mail para que los lectores te envíen sus impresiones sobre Neimhaim. ¿Consideras que las redes sociales han cambiado la forma de percibir a los autores o relacionarse con el público?

Por supuesto, es algo milagroso, una oportunidad única para los autores de nuestro tiempo. ¿Qué hubieran dado Cervantes o Shakespeare por poder conocer la opinión de sus lectores en distintos lugares del mundo de manera instantánea? Me parece una retroalimentación maravillosa, un puente entre dos mundos que alimenta la pasión del que escribe y del que lee, y elimina fronteras. Me sorprende que otros autores no hagan uso de esta facilidad, aunque sí es cierto que consume mucho tiempo.

P: Sin desvelar nada acerca de la trama (no haremos spoilers, tranquilos), pero por adentrarnos un poco más en la temática habitual del blog: hay un personaje que sufre una “discapacidad” debido a un accidente cuando era niño. Eso me gustó personalmente, ya que humaniza a los personajes y les convierte en seres más reales para el lector. En Juego de Tronos, por ejemplo, lo vemos con el niño Bran, o Tyrion, el enano. Son personajes que a pesar de carecer de algún atributo físico, poseen una gran fuerza. ¿Introdujiste esta “discapacidad” de tu personaje de una manera consciente?

Introduje esta ‘discapacidad’ a posteriori. En un principio, ese personaje simplemente quedaba marcado por la cicatriz, pero después me pareció que si la secuela fuera más drástica le daría más fuerza al personaje y también al ‘suceso’ en el que quedó marcado, y la gravedad de lo ocurrido. Creo que la novela ganó mucho con el cambio.

P: Siguiendo con los estereotipos, en Neimhaim la protagonista fuerte y guerrera es ella, mientras que él rehúye la violencia y aboga por la armonía con la naturaleza. Además, a lo largo de la trama resaltas las cicatrices que ella va coleccionando, que son motivo de orgullo. ¿Lo hiciste para evitar caer en estereotipos de protagonistas físicamente perfectos?

No fue por eso. Creo que las cicatrices recuerdan a los guerreros que son supervivientes, y que han superado situaciones difíciles, por eso son motivo de orgullo. Esto es algo que entiendo muy bien, me pasa con la cicatriz de la cesárea: a algunas mujeres les puede parecer algo feo y antiestético pero a mí me encanta, me recuerda que por ahí vino al mundo mi niño y que gracias a ello pudo nacer sin dificultades, lo que me llena de felicidad y orgullo.

P: Cuando comenzaste a escribir el mundo de Neimhaim, ¿ya lo concebiste como una saga? ¿Cuántos volúmenes crees que tendrá?

La idea me vino durante los primeros años de escritura, cuando perfilé la historia de Nordkinn y me di cuenta de que era un mundo que tendría una proyección más larga que la vida de mis protagonistas. Tengo previsto escribir cinco volúmenes en total, con el nombre de Las sagas de Neimhaim, en la que cada saga narra la vida de una generación diferente. Cada libro será por ello auto conclusivo, pero habrá una íntima relación entre todos ellos, y algunos personajes saldrán en varios libros.

P: Por pura curiosidad… ¿Hubo algún personaje que creaste pensando en una intervención corta y luego creció tanto que tuviste que quedarte con él/ella?

Sí, es el caso de Lhuan, el Padre. Apareció de manera casi anecdótica pero luego me imaginé un trasfondo tan profundo para él que me atrapó, es uno de mis personajes favoritos.

P: Se habla mucho de los escritores que son de mapa o de brújula, es decir, los que tienen una idea previa y se marcan una estructura, o los que simplemente se lanzan a escribir y se dejan llevar. ¿De qué tipo dirías que eres tú?

Yo diría que uso por igual el mapa y la brújula: parto de una idea y una estructura pero al final me salgo del camino y termino viajando campo a través.

P: Quizás no puedas respondernos a esto, pero había que intentarlo… ¿Sabes ya para cuándo podremos leer la segunda parte de Neimhaim? 😉

¡Haces bien en intentarlo!! Muchos temen que me lleve otros 20 años escribir la segunda parte. Bueno para ellos tengo una buena noticia: he hecho una pausa a mi actividad periodística para dedicarme los próximos meses a tiempo completo al segundo libro de Neimhaim, así que espero tenerlo listo en un año, como mucho. Otra cosa será el calendario editorial, que funciona con mucha antelación.

P: ¿Tienes previsto escribir algo fuera del mundo Neimhaim?

Tengo un relato corto sobre vikingos que va a formar parte de una antología de relatos históricos. En este caso no habrá nada de fantasía, trata sobre un personaje que existió en la realidad. Pero aún no tiene fecha de publicación.

P: ¿Te gustaría explorar otros géneros? ¿Cuáles?

La ciencia ficción me llama muchísimo, y también la era victoriana, y el romanticismo gótico.

Para finalizar, un par de preguntas más personales.

P: ¿Cual fue el libro que más te marcó o el que te hizo descubrir que querías ser escritora?

Quise ser escritora desde muy pequeñita, con siete años, gracias a mi vecino, Alfredo Gómez Cerdá. Él me pasaba los borradores de sus libros y me pedía mi opinión antes de publicarlos. También me escribió a máquina un cuento que inventamos a cuatro manos. Eso me hizo darme cuenta de que uno podía inventar una historia y esta se podía quedar plasmada en el papel, como una especie de sortilegio. Cuando crecí me di cuenta que no era fácil ganarse la vida como escritor, y por eso elegí periodismo, que era otra manera de ganarme la vida escribiendo.

P: ¿Cuáles dirías que son tu libro y tu película preferidos?

Dune, de Frank Herbert, y como película, la trilogía de El Señor de los Anillos.

P: ¿Qué estás leyendo ahora mismo?

Pues ahora estoy leyendo el libro de un compañero de editorial, La República Pneumática. La idea del libro me parece genial, me llamó muchísimo la atención.

Casting para Neimhaim

P: Por curiosidad personal, si llegase a hacerse una película o serie basada en Neimhaim, ¿qué actores imaginas en el papel de tus personajes?

Mi casting ha variado mucho con los años, ahora incluso me avergüenza un poco decir que para Sigfred en sus orígenes me imaginaba a David Hassenholf!! Era el hombre de moda en los 80 y 90, claro, y un guaperas entonces. También me imaginaba para Eyra a Andie MacDowell. Ahora me imagino perfectamente a Henry Cavill como Sigfred, para Saghan y también para Nordkinn me gusta mucho Paul Bettany. Para Eyra sería perfecta Jennifer Conelly, ahora en su madurez. Y para Ailsa, me encantó una actriz casi desconocida, Sienna Guillory , que era la protagonista femenina de la película Eragon.

Muchísimas gracias por dedicarnos parte de tu tiempo, Aránzazu, y mi sincera enhorabuena por el éxito de Neimhaim. ¡Estoy deseando leer la segunda parte! 🙂

Muchísimas gracias a ti por todo!!! 😀

Sinopsis de Neimhaim

Una novela épica poderosa, fresca y preciosista. Una magnífica combinación de aventura, dioses, seres fantásticos, profecías y un funesto destino que recuerda a las mejores sagas nórdicas y proporciona una lectura inolvidable y sorprendente.

Una profecía señala a los clanes Djendel y Kranyal que deben unirse en tiempos de adversidad. Juntos fundan un nuevo y próspero reino llamado Neimhaim, donde la hija de Gursti Bäradlig, líder de los Kranyal, y el hijo de Adroon, guía espiritual de los Djendel, se convertirán en los primeros reyes de una nueva dinastía legendaria.

Tras su nacimiento, Ailsa y Saghan deberán superar muchas y complicadas pruebas para cumplir la profecía; para ello se criarán en una península solitaria y salvaje, y aprenderán, bajo condiciones extremas, el arte de la espada y habilidades sobrenaturales conocidas como los ‘dones’. Entre ellos crecerá, de manera inexorable, un vínculo especial y potentísimo que será a la vez su mayor don y su mayor debilidad.Pero a pesar de sus esfuerzos y de las promesas divinas, el futuro de Neimhaim tiene un poderoso enemigo: Nordkinn, un inmortal caído en desgracia que tiene sus propios planes para los herederos y para todo el reino.

Fuente: www.fantascy.com

‘Seis puntos sobre Emma’, un film con una chica ciega como protagonista

Hacía tiempo que quería ver esta película. Me llamaba (y me llama) mucho la atención cuando en un film, alguno de los personajes es ciego. Y en este caso, al tratarse directamente de la protagonista, sentía curiosidad por ver cómo habían tratado el asunto.

En ‘Seis puntos sobre Emma’, la protagonista tiene casi treinta años y está obsesionada con ser madre. A pesar de su ceguera, se desenvuelve con total soltura. Tiene una perra guía, Rosca, y un bastón plegable. Cuando su novio no consigue dejarla embarazada, ella decide cortar con él y emprender la búsqueda del “espermatozoide perfecto”.

Hasta aquí la breve sinopsis del argumento. Suceden más cosas, obviamente, pero no quiero desvelarlas, en caso de que queráis ver la película.

Mi valoración

En general, cuando en una película aparece un personaje ciego, siempre me pregunto por qué no contratan a alguna actriz que sea realmente invidente, o al menos, con alguna deficiencia visual, en lugar de hacer que una actriz que ve perfectamente interprete el papel. Pero supongo que es cosa mía, de mi pasado como actriz de teatro. Entiendo que este tipo de papeles son muy golosos, suponen cierto reto para la actriz que tiene que interpretarlo. Hasta ahí de acuerdo.

Lo que no comprendo es por qué se toman ciertas licencias a la hora de reflejar cómo es la vida de una persona ciega. Por ejemplo, en el caso de Emma, ella camina todo el tiempo acompañada por Rosca, su perra guía, pero además utiliza el bastón para guiarse. ¿Entonces, para qué tiene a Rosca? Esto me llamó mucho la atención. Normalmente, si caminas con un perro guía, no necesitas el bastón. Solo en algunos casos excepcionales donde no conoces el entorno y para sentirnos más seguros y poder darle órdenes más precisas al perro utilizamos el bastón. Pero en la película, el personaje de Emma camina todo el tiempo con las dos cosas. En este sentido, habría agradecido un poco más de rigurosidad por parte de los guionistas, o documentalistas. Se trata de un detalle menor dentro de la trama, pero todos los que utilizamos bastón o perro guía sabemos que utilizar ambas cosas es, normalmente, redundante.

En cuanto al resto, creo que la interpretación de la actriz, Verónica Echegui, es correcta. Nos hace creer que realmente es una persona ciega. Incluso yo diría, sin saberlo, que ha pasado algún tiempo con personas ciegas para preparar el papel, porque se nota a la hora de ironizar con su situación, o cómo bromea con la gente acerca de su ceguera. Eso es muy típico entre nosotros, por lo que creo que ahí han reflejado bastante bien el humor negro que a veces usamos las personas ciegas 😉

Un punto que me ha gustado bastante son las escenas del grupo de terapia. Emma acude allí (no llegamos a saber muy bien para qué) junto a otras personas con diferentes discapacidades, lo que genera situaciones y diálogos bastante ingeniosos.

Me gustó particularmente la delicadeza con la que se trata el tema de la sexualidad para una persona en silla de ruedas, o la homosexualidad de una persona sorda que no se atreve a salir del armario. Creo que en estas escenas se refleja, con bastante sensibilidad, que al margen de cualquier deficiencia física, en el fondo todos somos personas, con nuestros sentimientos, nuestras preocupaciones y nuestros problemas.

*Atención spoilers*

El asunto central de la trama, el deseo de Emma por ser madre, se me queda flojo al final. Es decir, de acuerdo, entiendo que ella desea ser madre a toda costa, pero no nos explica por qué, ni cómo va a apañárselas cuando tenga un bebé ella sola. Me habría gustado, tal vez, que hablase con alguna otra persona que haya pasado por esa experiencia, con alguna madre invidente que le explicase cómo hacerlo. No sé, algo que nos convenza de que no se trata de un mero capricho por su parte. En cambio, cuando otro personaje en un momento dado le pregunta cómo va a apañárselas, si ni siquiera podrá ver la cara de su hijo, ella aguanta sus emociones y no responde.

De acuerdo, tal vez este punto no es la trama principal de la película, únicamente sirve como un detonante que provoca todo lo que ocurre alrededor de Emma y su interrelación con el resto de personajes. Pero me habría gustado que profundizasen un poco más en ese aspecto. Porque al final nos quedamos con que Emma está obsesionada con ser madre, pero realmente no sabemos si tiene claro lo que ello conlleva, o simplemente es un capricho para no sentirse sola.

Quizás este sea el punto central, que ella en el fondo está tan perdida y sola, que ve en el hecho de tener un bebé una forma de obtener ese cariño que no encuentra de otro modo.

*Fin del spoiler*

Como conclusión, recomiendo ver esta película a quien desee profundizar un poco más en el asunto de las discapacidades. También, a aquellas personas ciegas que tengan sentido del humor, ya que hay algunos detalles que les harán sonreír, como la escena en la que Emma y su amante utilizan el detector de colores en la cama 😉

Os dejo aquí la ficha de la película.

Título original:
Seis puntos sobre Emma
Año:
2011
Duración:
87 min.
País:
España
Director:
Roberto Pérez Toledo
Guión:
Roberto Pérez Toledo, Peter Andermatt
Música:
David Cordero
Fotografía:
Juan Antonio Castaño
Reparto:
Verónica Echegui, Álex García, Fernando Tielve, Nacho Aldeguer, Mariam Hernández, Antonio Velázquez, Paloma Soroa
Productora:
La Mirada Producciones
Género:
Drama. Comedia. Romance | Discapacidad
Web oficial:
http://www.seispuntossobreemma.info/
Sinopsis:
Emma tiene casi treinta años y, aunque es ciega, vive obsesionada con el deseo de ser madre. Cuando descubre que su novio no podrá dejarla embarazada, rompe con él y emprende la búsqueda de un espermatozoide perfecto. Sin enamorarse, sin sentimientos. Parece fácil, pero no tardará en descubrir que su ceguera no reside únicamente en los ojos.

Fuente: FilmAffinity

Y en este enlace podeis ver el tráiler oficial de ‘Seis puntos sobre Emma’.

Quienes ya habeis visto la película, ¿qué opináis? ¿Estais de acuerdo? ¿Teneis otro punto de vista? (nunca mejor dicho). Me gustaría conocer vuestras opiniones. Gracias! 🙂

¿Capaz o incapaz?

Hay una película francesa titulada ‘Quiéreme si te atreves’ (Jeux d’enfants), donde dos amigos que se conocen desde niños, Julien y Sophie, convierten el juego de ¿Capaz o incapaz? En su forma de vida. Uno reta al otro a hacer diferentes locuras, y si el otro lo logra, gana a cambio una caja que le otorga de nuevo el poder de retar al otro. Así hasta el infinito. De niños los retos son juegos medianamente inocentes, como burlarse de la profesora en clase, pasarse 24 horas en silencio, etc. Pero a medida que ambos van creciendo, los retos se van volviendo cada vez más peligrosos… al tiempo que infieren en sus vidas personales.

Sinopsis de Quiéreme si te atreves:

El pequeño Julien recibe un regalo de su madre: una pequeña caja de hojalata a la que le tiene mucho aprecio. Entonces entabla amistad con una compañera polaca de clase llamada Sophie y deciden jugar a un curioso juego: capaz o incapaz. Quien tiene la caja le propone algo al otro y si acepta, tendrá como premio la caja. Es decir, proponer algo al otro. Pero, con el paso de los años Julien y Sophie pasan a otra fase del juego, una fase más peligrosa.

¿Capaz o incapaz?

Con esa pregunta, Julien y Sophie se van lanzando retos a lo largo de su vida. Y el otro, por orgullo, por el placer de vencer al otro y ganar el derecho a retarle, hace lo posible por llevar a cabo el reto.

¿Nunca habéis sentido esa imperiosa necesidad de demostrar que podéis hacer algo? Ya sea demostrárselo a alguien, o simplemente, a vosotros mismos. ¿Y no habéis experimentado esa sensación de orgullo que te invade cuando lo logras y te das cuenta de que fuiste capaz de realizarlo? En ese momento, crees que nada podría ponérsete por delante.

Desde que era niña, mis padres siempre me han dicho que he sido muy testaruda, que he luchado por lo que quería y que al final, siempre he terminado lográndolo. Yo no lo llamo cabezonería ni testarudez (aunque es cierto que se necesitan dosis de ambas), si no que más bien lo considero perseverancia.

Si tienes claro lo que quieres y sabes cuál es el camino para alcanzarlo, ¿por qué no luchar por ello?

Cuando estudiaba el último año de bachillerato sufrí una recaída en mi enfermedad de los ojos. Tuvieron que operarme de urgencia a primeros de septiembre y estuve más de mes y medio sin poder ir a clase. En aquel momento hasta pensé en dejarlo. Tomarme un año sabático, descansar y recuperarme. Me daba pánico volver a clase con el curso ya empezado y no ser capaz de ponerme al día con el resto de mis compañeros. Se trataba de 2º de bachillerato, el año previo a la Selectividad y el más difícil de la secundaria. No me veía con fuerzas de retomar los estudios, y mucho menos llegar con el curso ya avanzado. Al final mis padres me animaron a intentarlo. ¿Qué podía perder? Siempre podía ir, escuchar las lecciones, tratar de enterarme de lo que pudiera y ponerme al día en Navidad. Y así lo hice. Volví a clase a finales de octubre, con mucho miedo y agobio porque era un año difícil. Pero con ayuda de mis compañeros, que se portaron de manera ejemplar conmigo prestándome todos los apuntes que habían dado hasta la fecha y explicándome todo lo que no entendía, finalmente logré ponerme al día y alcanzarles. Y mucho antes de las Navidades. En junio me presenté a la Selectividad junto con el resto de mis compañeros y aprobé con buena nota. Y entonces recordé que solo 9 meses atrás había estado a punto de tirar la toalla.

Un par de años más tarde, ya en la Universidad, me topé con la asignatura más difícil de Periodismo: Introducción a la Economía. Para alguien como yo, que venía de estudiar el bachillerato de letras puras, 100% de Humanidades y que le dices “¿Tres por cinco? Y se bloquea… Imaginaos lo que fue tratar de entender las curvas de la oferta y la demanda, las cuentas de contabilidad, el PIB, el IRPF y las cuentas de resultados. Fue una pesadilla. Y arrastré la asignatura hasta el último año de Universidad. Si me había presentado seis veces al examen, las seis veces lo había suspendido. Llegó un punto en el que hasta tenía miedo de enfrentarme a la asignatura. Estaba totalmente bloqueada y veía que no iba a ser capaz de terminar la carrera por culpa de aquella asignatura maldita.

Al final, el último año de Universidad me dije que ya estaba bien. Que ya bastaba de lamentarse y autocompadecerse. Si otras personas habían podido aprobarla, ¿por qué no iba a poder yo? Solo tenía que cambiar el chip en mi cabeza, enfrentarme a ello con otra mentalidad y otra visión. Y gracias al empujoncito que me dio mi hermano (fue parte importante en ese proceso), que me ayudó a estudiarlo de otra forma y entenderlo, finalmente conseguí aprobar la asignatura.

Cuando decidí independizarme de la casa de mis padres y marcharme a vivir con mi pareja, muchas personas creían que no seríamos capaces de lograrlo. Que necesitaríamos a alguien que viniera a limpiar, a cocinar, a planchar… Pero yo quería aprender a hacerlo por mí misma. Y traté de aprender. Y hasta que no lo logré, no paré. ¿Cómo explicarles a esas personas que yo sentía una gran satisfacción al cocer mis primeros macarrones? ¿O al planchar mi primera camisa? Lloré, maldije, me rendí y me levanté cientos de veces. Pero insistí e insistí, y al final, fui capaz de lograrlo.

Lo mismo me ocurrió la primera semana que pasé con Brilyn. Aquella preciosa golden retriever que se suponía que debía guiarme por las calles y sustituir al bastón blanco que me había acompañado hasta entonces, se negaba a hacerme caso. Era testaruda, demasiado joven, nerviosa, y solo ahora comprendo que también estaba asustada. Igual que yo.
Aquella primera semana llamaba a casa llorando, desesperada porque no conseguía que la perra guía me obedeciera. Quería volver a casa, dejarlo todo, coger mi bastón blanco y olvidarme del perro. Pero veía que mis compañeros lo iban consiguiendo poco a poco. Que sus perros se iban adaptando, y que poco a poco iban consiguiendo que les hicieran caso y les guiaran sin chocarles. ¿Y por qué yo no? ¿Por qué iba a ser yo la única a la que el perro no hiciera caso? Me armé de paciencia, de ánimo y de galletitas, y poco a poco, Brilyn y yo fuimos confiando más la una en la otra. Era solo cuestión de tiempo, de paciencia y de confianza. Porque a las dos semanas ya empecé a obtener resultados. Y ahora, cuatro años después, no sabría caminar sin ella a mi lado.

En mi opinión, se trata de tener muy clara la meta que quieres alcanzar. ¿Cuál es tu objetivo? Ya sea independizarte, aprobar una asignatura, aprender inglés, dejar de fumar, hacer macramé o tener un hijo. Si es tu sueño y tienes claro lo que quieres, trata de luchar por ello. Aunque la gente te diga que no puedes, o que es imposible. Demuéstrales que están equivocados. Aunque tú mismo creas que no puedes hacerlo. Es increíble la cantidad de cosas que podemos llegar a lograr si nosotros mismos creemos que podemos hacerlo.

“Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo. Ni siquiera yo, ¿vale? Si tienes un sueño, tienes que protegerlo. Las personas que no son capaces de hacer algo te dirán que tú tampoco puedes. Si quieres algo ve por ello y punto.”

(Will Smith, En busca de la felicidad)

Para mí, ahora, en este punto de mi vida, hay dos cosas que deseo por encima de todas las demás. Una es escribir un libro, y la otra… Algún día os lo diré. Para ello, sé que tengo que poner un gran esfuerzo de mi parte, sacar tiempo de debajo de las piedras, disciplina para ponerme a ello y fuerza de voluntad para dedicarle todos los días un rato. Aún estoy en esa fase de creer yo misma que soy capaz de lograrlo… Pero sé que como todo lo demás, algún día lo conseguiré.

¿Y vosotros? ¿Qué sueños os quedan por alcanzar? ¿Qué cosa creíais que jamás ibais a lograr y al final lo conseguisteis? ¿Qué fue lo que os decían que no podríais hacer y demostrasteis que podíais hacerlo?

Soñar es la respuesta

“… Había descubierto la necesidad de la humanidad y el modo de satisfacerla. Los hombres necesitaban soñar, y él les había invitado a hacerlo, desvelándoles que el mundo era mucho más bello de lo que les mostraban sus ojos. Bien mirado, les había dado todo lo que podía darles una religión, pero sin quitarles nada a cambio. Les había regalado un paraíso con el que soñar, en el que refugiarse de los sinsabores terrenales, y lo había hecho sin arrebatarles su libre albedrío, sin obligarles a cumplir absurdas normas ni amenazarles con una condena en ningún infierno. Sí, eso era lo que Locke había hecho, y que le hubieran repudiado por ello le resultaba tan injusto como castigar a un lazarillo por describirle a un ciego una puesta de sol imposible, con colores musicales y nubes con sabor a fruta.
Hacer soñar a los demás no debería corresponder únicamente a las religiones, ni a los artistas, se dijo. No, en cada gobierno debería haber un ministerio dedicado a hacer soñar a sus ciudadanos con un mundo mejor, lleno de despachos en los que un soñador como él pudiera consolar a otros individuos regalándoles ilusiones. El mundo sería entonces, si no racional, al menos razonable…”

El mapa del cielo (Félix J. Palma)

CIERRA LOS OJOS Y MÍRAME

Cierra los ojos y mírame.

La frase puede sonar contradictoria, ¿verdad? Pero cuando descubrimos que en realidad es el título de una nueva novela acerca del mundo de los perros guía, el sentido que cobra es totalmente diferente.

Manuel Enríquez y Ana Galán son los autores de esta nueva novela, editada por Grupo Planeta bajo su sello Destino . Manuel Enríquez ha trabajado durante seis años como recepcionista de perreras y siete años más en el puesto de coordinador en la Fundación ONCE del Perro Guía, en Madrid, por lo que posee una gran experiencia y amplios conocimientos en lo que al adiestramiento de perros guía se refiere. Tuve la suerte de conocer a Manuel en noviembre de 2009, cuando regresaba de mi curso de adiestramiento de 3 semanas en Rochester (Michigan, EEUU) y aterrizaba en Madrid con una agotada y nerviosa Brilyn de 16 meses. Aquel día nos llevaron a todos a comer a la Fundación del Perro guía de Madrid, donde pusieron el correspondiente chip a nuestros perros, firmamos los papeles y recibimos la documentación necesaria.

Así fue como conocí a Manuel, el coautor de este libro que se publica hoy, 3 de octubre. Me apetecía mucho entrevistar a Manuel y acercaros, a quienes seguís este blog, un poquito más el apasionante mundo de los perros guía.

Manuel, ¿podrías contarnos algo acerca del argumento de la novela?

R: Básicamente es una historia de amor y superación. Una historia en la que Ana, desde su experiencia como educadora de cachorros en una importante escuela estadounidense, Guiding Eyes for the Blinds y la mía como trabajador de la escuela española durante casi trece años, contamos todo el proceso de educación y entrenamiento de estos increíbles animales que son los perros guía.

¿De dónde nació la idea de escribir un libro con un personaje ciego y su perro como protagonistas?

R: La idea salió de Ana. Ella llamó hace algunos años a la Fundación ONCE del Perro Guía para preguntar qué derechos tienen los cachorros en las distintas comunidades. Iba a viajar a España y pensaba traer al perro que estaba educando en aquellos momentos. Le aconsejé que no lo hiciera. Estos animales están protegidos dentro de la Comunidad Autónoma Madrileña aunque la ley no los ampara en el resto de las comunidades. Perdona que me vaya por las ramas pero sería importante que los derechos de los cachorros de futuros perros guía fueran reconocidos por igual a todo lo largo del territorio español y… ¿por qué no soñar? de la UE. Sigo con tu pregunta. Ana y yo tenemos muchas afinidades. La primera, nuestro amor por los animales. Los dos nos licenciamos en Veterinaria en la Universidad Complutense de Madrid. También nuestro gusto por la lectura Además los dos escribimos… Así comenzó todo. Intercambiamos direcciones de correo electrónico, teléfonos particulares y algunos relatos. Creo que fue dos años después cuando volvió a llamar para proponerme escribir una novela a cuatro manos. Me hizo un esbozo del argumento. Acepté de inmediato. Luego hubo algunos retrasos por cuestiones laborales. El parto ha sido largo pero al final conseguimos finalizar la obra.

Una pregunta maliciosa: ¿Crees que un libro cuyo personaje principal es una persona invidente puede resultarle atractivo al gran público?

R: Ana y yo confiamos en que David, nuestro protagonista ciego, Blanca y Kits sean capaces de enamorar al lector. Pero no se nos escapa que tienes mucha razón en lo que dices. Podemos asumir en una novela que una niña de 14 años sea capaz de asesinar sin pestañear a un chico de su edad como sucede en “Los Juegos del Hambre” que ha sido un gran éxito editorial. Pero eso al lector “le pilla” lejos. En todo momento sabe que es solamente una novela. Aquí el argumento es real. David puede ser un amigo, un familiar o ese muchacho que acaba de conseguir varias medallas de oro en los últimos paralímpicos. Enfrentarse a la realidad es mucho más duro que observar algo que sabemos que no está ocurriendo… Al menos en nuestro mundo occidental donde las guerras solamente son parte de un telediario al que nos hemos acostumbrado.

Hablemos de tu trabajo en la escuela de perros guía. Imagino que muchas de tus experiencias y anécdotas trabajando con estos animales se habrán visto reflejadas en el libro, ¿no?

R: Ahí no dudo en responderte de forma rotunda. SI. Si pusiéramos, como suele ser habitual al principio de la historia esa frase tan típica de “Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia”, estaríamos mintiendo. David y Blanca son personajes ficticios pero sus historias se han repetido y se repetirán muchas veces. En algunas ocasiones, tanto Ana como yo hemos hecho guiños a algunas personas que conocemos y a las que apreciamos. Por ejemplo, Rachel, la supervisora de cachorros tiene su reflejo en la escuela americana y lo mismo sucede con Richi, el instructor de Kits, o de Tina con su Reina Mora, una simpática extremeña. Todos nos autorizaron a recrear sus personas en algunos de los capítulos de la obra.

La novela la habéis escrito a medias entre Ana Galán y tú, y tengo entendido que ella vive en Estados Unidos. ¿Cómo ha sido ese proceso de creación? ¿Cómo os poníais de acuerdo para escribir cada parte? ¿Hablabais a diario, semanalmente, os enviabais lo escrito por cada uno para leer y comentar?

R: Ana y yo discutimos, a través de Skype, un programa inicial de capítulos en los que la acción pasa de un protagonista a otro. Con estos apuntes iniciales Ana elaboró un pequeño guión con unas breves notas sobre el desarrollo general de cada capítulo. Este guión se lo enviamos a Anna Casals, nuestra editora, que dio el visto bueno al plan original. Luego los capítulos finalizados eran enviados a las otras dos partes implicadas en el asunto que opinában sobre el escrito recibido. Después venían las correcciones. A veces el desarrollo no nos convencía, a veces surgían detalles que iban en contra de lo que “la otra parte tenía pensado escribir en el capítulo siguiente…” Consensuábamos finalmente nuestras decisiones y, en caso de dudas, era Anna Casals o Anna Boss como la llamábamos entre mi compañera y yo, quien tenía la última palabra. Skype, correo electrónico y a veces el teléfono han sido nuestros cómplices durante todo el trabajo.

¿Es muy complicado escribir a cuatro manos?

R: Ya resulta complicado escribir a dos manos, pues imagínate a cuatro. Además nuestros protagonistas nos han salido demasiado rebeldes. En ocasiones algún capítulo que teníamos previamente pactado, salía justo al revés de cómo Ana y yo pretendíamos. David y Blanca tienen personalidades muy fuertes y esto es un problema a la hora de escribir. No siempre ellos marchaban por donde nosotros pretendíamos y en varias ocasiones tuvimos que corregir el guión por su culpa. Creo que la novela tiene ahora cinco capítulos más de los que habíamos pactado inicialmente. Después viene lo de los estilos. Ana tiene el suyo y yo el mío y, está claro, el uno con el otro poco o nada tienen que ver. Aquí el mérito ha sido el de Anna Boss que fue capaz de conjuntarnos a los dos. Si no hubiera sido por ella seguro que ahora no estaríamos aquí contestando a tus preguntas.

¿Cuál ha sido la parte más dura de todo el proceso? ¿Y la más divertida?

R: En ocasiones hemos tenido que repetir hasta cinco veces un capítulo porque la Boss consideraba que no había sacado de nosotros todo lo que debería. Yo protestaba porque pensaba que la cosa estaba redonda pero, cuando el capítulo estaba finalizado, comprobaba que, una vez más la jefa tenía razón. El momento más divertido… Leyendo alguno de los capítulos de mi compañera he pasado muy buenos ratos. Por ejemplo cuando entra con Kits, su cachorro, en un bar y el camarero se empeña en que los perros ahí no entraban porque ella no era ciega. No quiero desvelar nada de la trama y prefiero que sea el lector el que ría, y a veces también llore, con nuestro trabajo

¿Qué objetivo perseguís con esta novela? ¿Qué queréis trasmitir al lector?

R: Nuestro primer objetivo es entretener a nuestros lectores. Una novela aburrida es sinónimo de fracaso y nosotros queremos que nuestra novela pueda llegar cuanto más lejos mejor. Pero también buscamos algo más. Enseñar a los jóvenes lo que es la ceguera, enseñarles que, de un día para otro, nuestra vida puede cambiar de manera insospechada y enseñarles también que, de alguna manera tenemos nuestro destino en las manos. Es cuestión de esfuerzo. Si nos esforzamos la suerte terminará por llegar. Finalmente también queremos concienciarles de la labor que realiza un perro guía, cómo se entrenan, cuáles son sus derechos y cuáles sus obligaciones. Si conseguimos acercar la figura del perro al lector, habremos dado nuestro tiempo y trabajo por bien empleados.

¿Habrá más historias de Galán&Enríquez en el futuro?

R: Nada me gustaría más. Pero eso dependerá del éxito que tenga “Cierra los Ojos y Mírame” en el momento actual y, por supuesto de la decisión de los responsables del sello Destino. Hacer cábalas ahora no es necesario. Lo importante es vivir el momento, “carpe diem”, que decían los romanos. Trabajar con Ana y editar con Planeta ha sido un sueño y de momento quiero vivirlo.

Como lector, ¿qué historias te entretienen? ¿Quiénes son tus autores de cabecera?

R: Me gusta especialmente la novela histórica. Santiago Posteguillo, Gonzalo Giner, también veterinario y escritor de éxito y muchos más. La verdad es que no tengo un autor predilecto. Suelo empezar un libro y si me gusta, sigo con el. Si a las diez o quince páginas no ha sido capaz de engancharme, sea cual sea su autor, lo dejo y paso al siguiente.

¿Cuál ha sido el último libro que has leído? ¿Y el que estás leyendo ahora?

R: Danza de Dragones. Una saga de siete libros que se inicia con Juego de Tronos y que actualmente va por el quinto volumen. Una historia medieval muy imaginativa en la cual se mezclan varias sagas paralelas. A veces resulta difícil seguirla porque tiene más de setecientos personajes. Terminé ayer y hoy me he enganchado con “La Sombra de la Mariposa”. Una historia también medieval que cuenta los problemas que tuvieron Hermenegildo y su padre Leovigildo, uno de los principales reyes godos españoles.

Por último, ¿alguna cosa que quieras decirles a los lectores de Viviendo a tientas?

R: Sí. Que esta sería mi tercera novela. La primera es una historia que transcurre en la Castilla del siglo XIII y que tiene como base al “Honrado Concejo de la Mesta”, una organización pastoril creada por el rey Alfonso X “El Sabio”. Es una historia de acción que engancha al lector desde el primer capítulo. La otra novela que tengo terminada y que espero sacar una vez que despierte de este sueño, es “Esa Tal Dulcinea”. Aquí cambio el registro y puedo aseguraros que el lector pasará momentos muy divertidos con ella. Me gustaría agradecer a todos los lectores de tu blog que hayan sido capaces de llegar hasta aquí. Creo que me he pasado con la longitud de mis respuestas. Espero no haberos aburrido y deseo también que “Cierra los Ojos y Mírame” sea capaz de haceros vivir momentos tan intensos como los que yo estoy viviendo ahora. Gracias Patricia por esta oportunidad que me das de asomarme a tu blog. Ojalá que no sea la última.

Muchas gracias Manuel, y muchos éxitos para ti y Ana Galán con vuestro libro. Seguro que tras leerlo, muchas personas comprenderán mejor la gran labor que realizan los perros guía. Gracias por aceptar esta entrevista, y hasta pronto.

Ficha del libro

“Cierra los ojos y mírame”, de Ana Galán y Manuel Enríquez

Publicación: 3 de octubre 2012

Argumento:

Tras un grave accidente de coche, David recibe la noticia de que se ha quedado ciego y se encuentra sumergido en un mundo de sombras donde deberá aprender a comer, a vestirse, a leer e intentar armarse de valor para regresar a la facultad, acompañado de su bastón blanco que tanto aborrece.

Su vida ha dado un cambio rotundo y poco a poco tendrá que aprender a valerse por sí mismo con la ayuda de un perro guía, que lo llevará a conocer a Blanca.

Blanca, junto a su familia, ha adiestrado a Kits, el perro lazarillo de David. Blanca y David entablan amistad y poco a poco les va a unir algo más que Kits. Pero la vida no es fácil, los cuentos no siempre tienen final feliz, su relación no tiene ningún futuro… o quizás, sí.

Grupo Planeta apuesta para el mes de octubre por esta emotiva novela de amor y superación protagonizada por un chico ciego. A partir del desgarrador testimonio de un joven que ve perder cualquier esperanza de futuro, seremos testigos de su afán de superación, así como conoceremos a la increíble figura del perro lazarillo Kits, capaz de salvar personas y almas.

Un perro guía llamado Milagro

*Nota: La siguiente historia no es mía. Es del blog que escribe María de Ancos, intérprete abitual de los grupos de españoles que acudimos a la escuela Leader Dogs for The Blind, en Rochester (Michigan).

Aprovecho para recomendaros su blog, http://lafenetredemariepoulain.blogspot.com.es/, donde estos días está narrando el actual curso de entrega de perros guía para un nuevo grupo de españoles. Muy, pero que muy recomendable 🙂

“Nobody has ever measured, not even poets, how much the heart can hold” – Zelda Fitzgerald

Hace poco colgué esta cita en mi perfil, o la utilicé como cita del día en la Escuela de Inglés, en mi trabajo, no recuerdo…

“Nadie ha medido nunca, ni siquiera los poetas, cuánto puede aguantar el corazón”

Ahora, apenas unos días después, lo he confirmado… o he alcanzado a comprender las palabras de Zelda. Porque… somos egocéntricos y enseguida nos aplicamos cualquier máxima o cita; la relacionamos con lo que nos pasa a nosotros mismos. Tampoco creo que sea malo… Si con ello aplicamos un poco de sabiduría (de esta que viene en esos pequeños frasquitos de grandes esencias que tanto me gustan y que hace años busco y recopilo como tesoros) a lo que nos pasa.

Simplemente, hay otros a los que les pasa… más.

Estos días en Nueva Zelanda, en el 14ºCongreso Internacional de Movilidad, he sido testigo de experiencias e historias sorprendentes, increíbles… enriquecedoras.

Pero fue una de ellas la que me impactó, hizo que se me saltaran las lágrimas y me trajo esta cita a la cabeza. Una de esas historias que inmediatamente sientes la necesidad de compartir… asombrosa! Recordé a mis compañeros de Leader Dogs for the Blind, en Michigan, y de la Fundación ONCE del Perro Guía. Y pensé en cuánto habrían disfrutado escuchando la ponencia de Per Lundgren y viendo los vídeos de esta mujer increíble, de este perro increíble… de toda una familia increíble al fin.

Desafortunadamente los vídeos no están disponibles en ninguna web así que… lo único que puedo hacer para compartir esta historia es plantearme aquí nuevamente, tras lo que aquellas imágenes me inspiraron… si alguien, aunque sea los poetas, puede llegar a calcular cuánto puede aguantar el corazón humano…

El corazón de Heather pudo aguantar su ceguera, que la vida la privara del tesoro de ver el mundo… pudo y puede aguantar percibirlo “sólo” a través de todos sus demás sentidos.

Y el mundo se lo recompensó con un marido que la quiere y la cuida… Y con… 7 hijos.

Su corazón pudo aguantar que 4 de ellos heredaran su discapacidad visual. Su corazón pudo y puede aguantar que también ellos “vean” el mundo a través de sus otros sentidos y con la ayuda de un bastón blanco que manejan con admirable maestría y desde edad tan temprana que cualquiera que les ve no puede evitar sentirse la persona más descoordinada del mundo. Y el mundo se lo recompensó haciendo de cada uno de esos niños un ser humano ejemplar, modélico, que respeta a sus hermanos como nadie haciendo entre todos que su hogar, con una complejidad difícil de imaginar para quien no se ha enfrentado nunca a una dificultad parecida, sea un entorno armónico donde todos ellos bailan de habitación en habitación, como siguiendo una coreografía perfecta, sin haberla ensayado siquiera.

Su corazón pudo aguantar el duro entrenamiento con Per, y las numerosas adaptaciones a lo largo de los años para adaptar sus técnicas de movilidad con perro guía a las distintas circunstancias de su familia a medida que la prole iba creciendo. Y el mundo se lo recompensó con el pequeño héroe, suave, dorado, con cuatro patas y cara de ángel, que Per encontró y entrenó para ella. Un ángel que lleva trabajando para Heather ya 5 años, que aprendió todo cuanto Per le enseñaba… e incluso más! Era imposible escuchar a Per y ver las imágenes que nos mostró sin emocionarse al sentir su orgullo cuando su alumno ejemplar protegía a Heather y a su familia con movimientos que ni siquiera él le había enseñado!

Caminar con una niña y un niño de la mano (éste último acompañado de su bastón), un gemelo colgado a la espalda y su hermano colgado en el pecho (más todos los bártulos que cualquier madre pasea permanentemente en su bolso: biberones, pañales, toallitas…40 kilos se echaba esta mujer a la espalda para salir de casa!!), dos niños más caminando detrás y un perro guía al lado que debe encontrar la manera de encontrar espacio para que toda la familia esquive cualquier obstáculo… Parece más de lo que cualquier corazón podría aguantar… y más de lo que cualquier perro guía podría conseguir…

Pero eso tampoco lo ha medido nadie nunca, ni siquiera los poetas, ni siquiera los instructores de perros guía. Muchos le aconsejaban a Per no malgastar su esfuerzo ni su tiempo. Era demasiado… inabarcable… imposible! Pero Per no quiso rendirse… buscó y rebuscó al perro perfecto. Lo adiestró a conciencia. Diseñó un asa de arnés especial… mágica si queréis verlo así… un asa que permitía a Heather caminar con un espacio entre ella y su ángel (suficiente para uno de los niños) de manera que la coreografía de paseo de toda la familia encajara a la perfección… Cuando se conseguía la combinación de pasos perfecta… había que introducir cambios de nuevo. Los niños seguían creciendo… Los gemelos empezaban a caminar y abandonaban así el pecho y la espalda de su madre, sumándose al cuerpo de baile. Y llegaban nuevos bailarines… Sí, Heather se quedó embarazada de nuevo…

Aunque parezca mentira, aunque sintamos que nos acercamos al límite de lo que podría aguantar un corazón humano… el de Heather podía con esto y con más. De nuevo pudo aguantar la incertidumbre de no saber si este nuevo miembro de la familia heredaría también o no su discapacidad visual. Y de nuevo experimentar y adaptar su movilidad con perro guía, con la ayuda de Per. También incansable, también sin límite… también de valor incalculable.

Y tal vez con la ironía suficiente como para contradecir a aquella popular serie americana de los años 80 “Con 8 basta”, cuando Per nos hablaba hace un par de días de su experiencia con Heather en esta 14ª edición de IMC en Nueva Zelanda, nos contaba además que estaba de nuevo embarazada. Su peculiar compañía de baile recibirá así la llegada de su 9º miembro. Con discapacidad visual o sin ella el nuevo retoño se unirá a la coreografía que Heather, su marido y su precioso labrador ya anticipan ya con Per mientras esperan impacientes su llegada.

Si esto no demuestra que el corazón humano no tiene límite… no sé qué podría demostrarlo. Aunque también sé que os estoy hablando de personas excepcionales… puede que si haya un límite y que en su caso sea tan alto que a todos los demás nos desborde…

Gracias Per, por enseñar al mundo tu maravilloso trabajo. Por dejarnos conocer a Heather y su familia… y a su pequeño gran héroe.

Ser testigo de maravillas así te provoca un torbellino en el corazón… que, sí, hace que se te salten las lágrimas, se te quiebre la voz e incluso se te olvide seguir traduciendo por momentos la conferencia en la que estás como intérprete… Pero… quién sabe? Quizá esas sacudidas en lo más profundo del corazón lo dilaten para siempre haciendo que su límite sea mayor… que se acerque un poco más al de estos seres extraordinarios.

Las relaciones, un tema que nos interesa a todos. Entrevista a Alena, del blog INTERSEXCIONES

Hay personas que viven su vida al máximo, exprimiendo cada segundo como si fuera el último. Saben que la vida es un regalo, que nuestro paso por este mundo es pasajero, finito, y saborean cada momento como si fuese el mayor de los manjares.

Hace unas semanas leí en el blog INTERSEXCIONES un post que me hizo darme cuenta de estas y otras reflexiones. La entrada en cuestión Se titulaba ¿Hay vida antes de la muerte?, y lo firmaba la autora del blog, Alena. A ella la conocí gracias a Pepi, una amiga en común que hacía tiempo me había comentado que Alena quería hacerme una entrevista para su blog. Al final me la hizo, y podéis leerla haciendo click aquí: Vivir a oscuras con unas cosas muy claras .

A cambio, le pedí a Alena que se diera una vuelta por mi blog, y aproveché para hacerle mi propia entrevista a ella, ya que la considero una persona de lo más interesante y con muchas cosas inteligentes que aportar.

Os dejo con Alena y la entrevista.

Hola, Alena. Para comenzar, me gustaría presentarte como es debido a los lectores de Viviendo a tientas. En ocasiones te han descrito como bloguera, algunos creen que eres periodista, otros te califican de fotógrafa y artista… Pero, para quien a estas alturas aún no te conozca, ¿Quién es Alena Kh?

Hola, Patricia. Me hace especial ilusión que me entrevistes tú: una persona con tantísimas ganas de vivir, una luchadora en toda regla. Intentaré satisfacer tu curiosidad y espero que a tus lectores les guste la entrevista. Gracias por darme esta oportunidad. ¿Quién es Alena Kh? Ya sabes, a mí no me gustan las etiquetas, ni los intrusismos. Hoy en día se ha perdido el respeto hacia muchas de las profesiones. No soy fotógrafa, tampoco periodista. Sí, artista. Cualquier puede ser artista. Cualquier que sepa plasmar sus ideas y/o sentimientos a los demás. Cualquier persona que tenga sensibilidad por todas y cada una de las cosas que le rodea- lo es. El que no tiene miedo a desarrollar su creatividad, es artista. Yo lo intento.

Saliste de tu país natal, Rusia, siendo muy joven. ¿Cómo acabaste en España? ¿Fue una decisión premeditada o fue más bien fruto del azar?

Salí de Bielorrusia para pasar unas semanas/meses en España. Siempre me había fascinado este país, desde que empecé a estudiar castellano a los 14 años. Viajé varias veces a Zaragoza a lo largo de mi adolescencia. Pero en el 2001 quise conocer Barcelona. Hice la maleta, reservé un hotel en Salou y me planté aquí. Me encontré con mi compañera de la Universidad que ya llevaba un año viviendo en España y me ayudó mucho. En unos meses decidí que me quedaba a vivir en Barcelona por un tiempo. Y ya van 11 años.

Un profesor de Historia me dijo una vez que el carácter de los rusos y el de los españoles es muy similar, además de que las respectivas historias de nuestros países han seguido rumbos bastante paralelos. Ahora que llevas aquí instalada tantos años, ¿qué opinas de esa afirmación? ¿Te sientes un poquito española?

No creo que seamos similares. En España sois mucho más abiertos desde el “momento cero”, mientras que en Rusia somos algo más reservados. No es ningún tópico, es cierto. Sin embargo, la gente de mi país es muy hospitalaria, pero desconfiada a la par. Nos cuesta relacionarnos con los desconocidos. Me di cuenta de las diferencias en mi primer año en España: mi humor era completamente distinto, veía las cosas de una forma diferente y mis ambiciones pesaban más que las ganas de disfrutar la vida. En Rusia además somos algo más concretos. Me acuerdo que me fascinaba lo políticamente correcta que era la gente de aquí: los rodeos que daban para decir algo. Allí la gente es más concreta. “¿Necesitas algo?”- “Sí, que me ayudes a encontrar trabajo”. Nada de indirectas, ni “me gustaría que me presentaras aquel amigo tuyo, que trabaja en la empresa tal. Básicamente porque me despierta curiosidad, bla, bla, bla”. Creo que es la única cosa a la que no me acabo de acostumbrar. (Risas)

Bueno, hablemos de tu blog. ¿Cómo nació la idea de Intersexciones? ¿Buscabas un objetivo en particular cuando decidiste crearlo? ¿A qué público querías dirigirte?

Las relaciones es un tema que nos interesa a todos y en la que todos somos supuestamente expertos. No hace falta tener una carrera de psicología para poder OPINAR sobre los sentimientos. No deja de ser una opinión. Es un tema que le importa a un mecánico, a un médico, a un político o un estudiante. Te puede gustar más o menos la cocina, la moda o la belleza, pero te preocupan las relaciones o la sociedad. Siempre me han fascinado las ganas de la gente de complicarse la vida. Quise hablar de ello. Y así apareció Intersexciones.

¿Imaginaste que llegarías a alcanzar tanto éxito con el blog?

Sonará tópico, pero ¿qué es el éxito? Para mí Intersexciones no se mide por la cantidad que éxito que puede llegar a tener, sino por la calidad del debate.

En muchas de las entradas, compartes con tus lectores algunas anécdotas personales o pones ejemplos de historias que les han pasado a amigos tuyos. ¿Cuánto hay de Alena en Intersexciones y cuánto de Intersexciones hay en Alena?

Creo que hay una gran confusión entre las dos cosas (al menos por algunos de los comentarios que llego a recibir en el blog). Leer un blog no significa conocer a su autora. Alena es Intersexciones, pero Intersexciones no es Alena. Es decir, mi opinión sobre la vida en general está plasmada en las páginas virtuales del blog, pero el blog no es la historia de mi vida. La misma vida puede parecer distinta según cómo te la planteas. De ahí la confusión. Creo.

Tus posts suelen acabar repletos de comentarios de tus lectores, que siempre entran en interesantísimos debates sobre lo que escribes. ¿Por qué crees que los temas que se abordan en el blog atraen tanto a la gente?

Creo que absolutamente cualquier tema podría llegar a ser interesante.Tampoco depende de cómo lo dices sino qué es lo que realmente opinas. Hoy en día muchas de las bitácoras (¡lo que me gusta esta palabra!) han perdido su esencia, prostituyéndose. La gente busca la sinceridad, naturalidad, sencillez y franqueza. No querer ofrecérselos- es una falta de respeto.

Reconócelo, muchas veces buscas crear conflicto y generar debate con tus posts. ¿Lo haces de forma premeditada o simplemente vuelcas sobre el ‘papel’ lo que piensas en cada momento sin pensar en las consecuencias?

Nadie hace las cosas sin pensar. Lógicamente llego a valorar el efecto que puede producir en las personas. El ser humano es sumamente perezoso. Si no hay conflicto ni debate- no suele plantearse los temas. Estamos acostumbrados a seguir un patrón de comportamiento. El mismo que nos “vendieron” de pequeños. Pero los tiempos han cambiado, nosotros también. Yo sólo animo el debate, las verdaderas ideas y opiniones al respecto las dan los lectores. Se aprende mucho con ellos.

¿Sigues algún proceso de creación para tus entradas, o sencillamente esperas a que se te ocurra un tema y te pones a escribir sin parar sobre ello?

Espero a que se me ocurren. Tomo notas por la calle, en casa, durante las conversaciones con los amigos. A veces grabo las notas de voz mientras me ducho (supongo que cuando el agua me calienta la cabeza, la última se pone a funcionar.) (Risas)

Casi todos los días vemos cientos de entradas tuyas en Twitter. ¿Crees que esta red social se ha convertido en algo imprescindible para comunicarnos en la actualidad? ¿Podrías pasar 24 horas seguidas sin twittear nada?

Creo que Twitter es igual de dinámico como nuestras vidas. En Rusia decimos “Saber decir mucho en pocas palabras es un auténtico talento”. En Twitter hay muchísima gente talentosa. Podría no twittear. Pero lo bueno de esta red social es la espontaneidad. Con lo cual, pienso y lo twitteo Creo que si a mí me gusta leer a los demás, habrá alguien a quién le importa lo que pienso yo.

Imagino que además del blog, en las redes sociales te mantienes en contacto con tus lectores/seguidores. ¿El blog te ha ayudado a la hora de conocer gente nueva? ¿Es posible que surja la amistad detrás de un comentario o de un tweet?

Por supuesto. Desde que tengo el blog, he conocido a gente interesante y auténtica. Las redes sociales es una manera de empezar una amistad que no se basa en las cosas superficiales. Primero conoces al caracter de una persona y luego te encuentras con ellos. No nos guiamos por las primeras impresiones visuales. No nos limitamos tanto como en la vida “real” (si se puede llamarla así).

Una pregunta que siempre me he hecho es si Intersexciones triunfa en España porque lo escribe una rusa que nos ve y nos describe con objetividad. ¿Crees que Intersexciones podría existir en tu país natal tal y como lo conocemos? ¿Tendría tanto éxito como aquí? ¿Por qué?

¿Por qué no? Seguramente existe algún blog ruso que habla de lo mismo. Las ganas de debatir las tienen todas las personas, independientemente de su nacionalidad. Eso sí: creo que los temas no serían iguales. No nos olvidemos que Rusia es un país muy machista. El machismo está alimentado por las mismas mujeres. Y como bien sabemos: no hay un ser machista más cruel que una mujer.

Ya casi terminamos. Me gustaría que nos recomendaras un libro y una película. No tienen por qué ser tus favoritos, vale con alguno que te haya gustado últimamente, o que tenga un significado especial para ti.

¿Un libro? Dos: “El Maestro y Margarita” de Bulgákov. Eso sí, no sé si la traducción al castellano es muy buena. Ahora me has dado la idea: volveré a leerlo en español. Otro libro sería “Loneliness on the Net” del polaco Janusz Leon Wisniewski. Habla de un enamoramiento a través del Internet. Un libro lleno de reflexiones, situaciones cotidianas y momentos eróticos. ¿Una película? También dos: “Irreversible” con Monica Bellucci y “La cena de los idiotas”. Soy una amante del cine francés.

Ahora sí. Para finalizar la entrevista, una pregunta un poco rara. Me gustaría que nos contases qué es para ti vivir a tientas. ¿Crees que es posible ver bien y sin embargo vivir la vida completamente a oscuras?

Te parecerá extraño, pero la mayoría vivimos a tientas. Pero a tientas de verdad. Miramos pero no vemos. Creemos que por no ser invidentes sabemos apreciar la belleza que nos rodea. Y no es cierto. Conociéndote a ti, Patricia, me he dado cuenta que para muchos de nosotros los ojos no nos sirven de nada. No llegamos a ver más lejos de nuestras propias narices. La sensibilidad con la que tratas las cosas es envidiable. Todos deberíamos aprender de las personas como tú.

¿Quieres añadir algo?

Quiero darte las gracias por entrevistarme y pedir a los demás que sonrían más y que se agobien menos.

Muchísimas gracias, Alena, por presentarte tal y como eres, esta vez para los lectores de Viviendo a Tientas.

LA VENTANA DEL HOSPITAL

Hace ya mucho tiempo, este relato llegó hasta mí. No sé muy bien quién lo enviaba, ni quién fue el autor, sin embargo, la historia que describe emana tanta belleza y optimismo, que no he podido evitar compartirlo con vosotros.
Perdonad que no pueda daros más referencias sobre el autor. Supondremos que es anónimo, ¿de acuerdo? Tan solo quedaros con el mensaje, y contadme qué os sugiere 🙂

Dos hombres, ambos muy enfermos, ocupaban la misma habitación de un hospital. A uno se le permitía sentarse en su cama cada tarde, durante una hora, para ayudarle a drenar el líquido de sus pulmones. Su cama daba a la única ventana de la habitación. El otro hombre tenía que estar todo el tiempo boca arriba.

Los dos charlaban durante horas. Hablaban de sus mujeres y sus familias, sus hogares, sus trabajos, su estancia en el servicio militar, dónde habían estado de vacaciones.

Y cada tarde, cuando el hombre de la cama junto a la ventana podía sentarse, pasaba el tiempo describiendo a su vecino todas las cosas que podía ver desde la ventana. El hombre de la otra cama empezó a desear que llegaran esas horas, en que su mundo se ensanchaba y cobraba vida con todas las actividades y colores del mundo exterior.

La ventana daba a un parque con un precioso lago. Patos y cisnes jugaban en el agua, mientras los niños lo hacían con sus cometas. Los jóvenes enamorados paseaban de la mano, entre flores de todos los colores del arco iris. Grandes árboles adornaban el paisaje, y se podía ver en la distancia una bella vista de la línea de la ciudad.

Según el hombre de la ventana describía todo esto con detalle exquisito, el del otro lado de la habitación cerraba los ojos e imaginaba la idílica escena.

Una tarde calurosa, el hombre de la ventana describió un desfile que estaba pasando. Aunque el otro hombre no podía oír a la banda, podía verlo, con los ojos de su mente, exactamente como lo describía el hombre de la ventana con sus mágicas palabras.

Pasaron días y semanas. Una mañana, la enfermera de día entró con el agua para bañarles, encontrándose el cuerpo sin vida del hombre de la ventana, que había muerto plácidamente mientras dormía. Se llenó de pesar y llamó a los ayudantes del hospital, para llevarse el cuerpo.

Tan pronto como lo consideró apropiado, el otro hombre pidió ser trasladado a la cama al lado de la ventana. La enfermera le cambió encantada y, tras asegurarse de que estaba cómodo, salió de la habitación.

Lentamente, y con dificultad, el hombre se irguió sobre el codo, para lanzar su primera mirada al mundo exterior; por fín tendría la alegría de verlo él mismo. Se esforzó para girarse despacio y mirar por la ventana al lado de la cama… y se encontró con una pared blanca.

El hombre preguntó a la enfermera qué podría haber motivado a su compañero muerto para describir cosas tan maravillosas a través de la ventana. La enfermera le dijo que el hombre era ciego y que no habría podido ver ni la pared, y le indicó: “Quizás sólo quería animarle a usted”.